Contenidos

Noticia

Cinco Meses de Ensayo

Cinco Meses de Ensayo

Agradable noche la vivida en el Alameda. El cuarteto infantil del Lama protagoniza una actuación memorable. La comparsa de Aguilar trae un gran producto. La Murga del Benji vuelve a regalarnos carcajadas. Los del Varilla dan en la tecla con una acertada Murga muy divertida.  

Cinco meses de ensayo que empiezan tras el verano. Dejar a la familia. No ver crecer a los niños. Sacrificar horas del bien preciado tiempo para acabar todo en una noche fría de enero. Los ensayos liberan o cuestan. Te relajan de la monotonía laboral o cargan de cansancio físico. Ayer en un repertorio de una murga, al final del popurrí nos cantaban que se callaran las criticas de la prensa inteligente que nada entiende, coincido en este punto, que cinco meses ensayando cuestan mucho para sacar adelante este proyecto. Efectivamente, cuesta mucho ensayar. Dinero. Gasolina y sobre todo el bien más preciado de hoy en día, nuestro tiempo. Algunos son disciplinados y no necesitan tanto ensayo. Otros quedan a las 22.00 y se ponen a cantar a las 23.30. Otros cantan que han ensayado cinco meses y necesitan diez. A veces pienso que los integrantes de los grupos salen amenazados bajo pena de muerte y no hacen esto voluntariamente porque le gusta y poco más. Ay los ensayos y la posterior charla. El cigarrito con frío y risas. Cuando te presentan el pasodoble. Meter cuartetas. Ese cuplé que no se ríe nadie y acaba siendo el mejor del concurso. Como dijo un sabio, algunos van al ensayo para librarse de estar en casa. Y eso se nota luego tela.

 

LA CANTERA DEL LAMA


            El cuarteto infantil del Lama, Parchís 2. 0 entra directo en el top 5 de los cuartetos de adultos de los últimos años. Magnífica parodia bien interpretada por estos cinco chavales. Destaca mucho la excelente interpretación de las féminas y la poca vergüenza de los chaveas. Bien cantado y rimado. Sin fallos. Trabajazo. Bien aprovechados los ensayos. Humor de quilates y buenos cuplés muy bien cantados y entonados. Y un popurrí divertidísimo y coreografiado. Si concursaran en la semifinal del tirón. Edu ya no sé cómo darte las gracias, por tanto. Bueno sí, te comprare una chapa del cuarteto. El carnaval emociona. Y estoy convencido que los asistentes en el Alameda nos emocionamos mucho con ellos. Creí en la cantera y en el relevo. Niños y niñas, compañeros y amigos. Carnavaleros en igualdad. Que lección.


BAJO TU MANGA



            Desde Peñarroya nos llegaban unos jugadores de casino con malas cartas. Malas cartas en potencia y letra y una buena mano en unas virtuosas guitarras. El punteado de la agrupación es espectacular. Letras a la sanidad en el primer pasodoble. Necesario. El segundo al Alzheimer. Muy triste. En demasía. El grupo se le ve trabajado. La rima muy sencilla. Popurrí plano que invita a la desconexión. Estos comparsistas de Bajo tu manga han ensayado. Otro problema es atinar. Por cierto, ese minuto afinando la guitarra entre pasodoble y pasodoble fue épico.
 


EL MONSTRUO DEL CUARTO



            La murga del Varilla, El Vecino del cuarto, ha atinado este año. Claramente. Primero por el tipo. Currado y original. Estos monstruos de armario al estilo Disney evolucionan gratamente de un año anterior donde no pasaron el corte a semifinales. En el primer pasodoble narran metiéndose en charcos, que me gustan los charcos, ese hecho más otras características negativas de nuestra fiesta. Esa es su opinión. Mejor el segundo haciendo juego del tipo con los miedos infantiles y los dramas sociales que vivimos en nuestra época. Los cuplés bien. El primero con su borderío bueno. Me reí. Se están perdiendo los cuplés picantones y es una pena. El segundo también bueno con cierta visita a un niño catalán. El estribillo con ese toque acuarteteado sello de la casa hará las delicias en la calle. Un popurrí apañado. Enhorabuena. Los meses de ensayos y el esfuerzo se vio reflejado en una larga ovación. Nos vemos en semifinales.
 


EL SUEÑO DE MI VIDA



            Tras el descanso llegaron los murguistas de El sueño de mi vida. Unos autónomos muy callejeros. Pasodoble a Málaga y la turisficación. Se agradece. El segundo de marcada crítica antitaurino. El primer cuplé olvidable. El segundo con un remate al woman secret de Larios simpático. El popurrí al tipo. Lo más destacable el golpe de Blesa y la escopeta. Espero que sus meses de ensayo hayan servido para divertirse y formar buenas amistades. Recuerdo cuando salía en esto de los carnavales los ensayos en una peña donde habitaba otra murga. Se tiraban 7 meses ensayando a full. Quedaban siempre los últimos. Me maravillaba esa persistencia y las ganas que tenían. Nos vemos en la calle.
 


UNA COMPARSA DE DIARIO



            Desde Aguilar nos venía el sorpresón de la noche. La comparsa Una comparsa de Diario. Una idea excelente que da mucho juego a la lírica. Con la maquina de escribir de Anderson nos cuentan en una presentación bien interpretada el nacimiento de este muñeco hecho de retales de papel de periódicos. Sonaba un bajo. Algo fuerte. Tapaba al grupo. Grupo que suena muy bien. Primer pasodoble muy emotivo a un abuelo fallecido. La música sin estridencia, dulce como ellos en su canto. Sin necesidad de gritar. El segundo precisamente a eso mismo. Al cante de las comparsas y sus gorgoritos y giros estridentes. A dos voces. Tenor y segunda. Muy original. Los cuplés fueron lo más flojo de su actuación. Así como el clásico estribillo comparsista. Lo que más me gustó fue sin duda el popurrí al tipo y con mucho mensaje. Pero mensaje fácil de seguir. No el típico enrevesado del mundo de la comparsa que al final no sabes que te han dicho, pero suena muy bien. Grata sorpresa. Gustó mucho en el Alameda.
 


LOS QUE ERAN DEL BENJI



            La murga del Benji, sin el Benji, que ahora se ha convertido en un tuitero influenciers que cambia de foto de perfil más que los precios de la gasolina, nos trajo a unos faquires santones orientales en plena elevación producida por la meditación. El tipo a parte de tener un regusto precioso en el disfraz está muy currado. El humor reconocible de la murga vuelve a la presentación con ese dialogo con mucha guasa entre alumnos y maestro acompañadas por las carcajadas del público. Es difícil sacar humor a esta idea por lo concreto y lo consiguen. El primero de los pasodobles a ese pellizco que da el carnaval que hace que, aunque se pierdan las ganas y uno esté cansado al final el veneno aparece y los murguistas no fallan a la fiesta. Qué gran verdad. Buena música. El segundo también fue bueno. A la conciliación familiar. Una historia muy bien escrita entre un padre y su hijo que va a la guardería. Me encantó. Los cuplés, el primero con Chiquetete, mejor el segundo de mucha frescura al libro de relatos carnavaleros de Sergio Lanza. El estribillo no conecta. Popurrí marca de la casa con momentos desternillantes. En línea generales vi al grupo nervioso, lógico en el Alameda. Un escaloncito por debajo de las otras tres murgas que han salido. Seguramente salvable en el Cervantes donde seguirán creciendo. Me tiene maravillado el disfraz. Foto con ese sombrero ya. Por cierto, la cuarteta con el organillo es un UNO.

            Yo no echo de menos los ensayos. Echo de menos mi sofá mi mantita y mi Netflix. A mi mujer también que se me olvidaba. Momo minuto y resultado.