Contenidos

Noticia

El Málaga sigue en fase alfa (0-1)

El Málaga sigue en fase alfa (0-1)

El conjunto de Míchel cae derrotado en el primer amistoso de la pretemporada ante el Sheffield United

El aficionado del Málaga se marchó ayer de Coín con un sabor agridulce. Siempre quiere ver ganar a su equipo y la derrota ante el Sheffield ha podido suponer una salida en falso del cuadro malaguista porque la expectación era máxima y ver rodar al Málaga de Míchel había generado ilusión. Pensamos que un amistoso en pretemporada va a acabar en goleada a favor de nuestro equipo por el mero hecho de jugar en una categoría superior. El fútbol no es ciencia exacta pero utilizando esta línea, el Málaga se encuentra en ese momento de ensayos. En plena sala de laboratorio. En esa fase alfa que sigue pendiente de verificación y que solo a base de trabajo y arreglos va a encontrar una versión definitiva. 

Míchel optó por alinear dos onces distintos. Uno en cada parte. Mejor el segundo. Con más verticalidad y circulación más rápida de balón. Eso sí, ambos equipos acusaron falta de ritmo, es normal tras las duras cargas físicas de trabajo, y también una falta de puntería o acierto de cara al gol. Se generaron pocas oportunidades pero alguna de ellas muy claras. No hubo suerte o no se defnió de manera acertada. Da lo mismo. El Sheffield por su parte mostró una imagen más hecha. Más curtida y con un tono físico superior. Generaron dos oportunidades. El gol de John Fleck y otra más que pudo colocar el 0-2 en el marcador.  

El traspié ha permitido comprobar el debut de algunos de los que este año están marcados como referentes del nuevo proyecto malaguista. Baysse ejerció de líder y rigor táctico. Jony se acerca al gran jugador que explotó en Gijón. Luis Hernández no entiende de descansos ni vacaciones. Entre los canteranos, sobresalió José Carlos. Criterio y facilidad a la hora de dar juego. El resto cumplió a un buen nivel. El resultado quizás ponga vendas a los más escépticos pero las sensaciones son favorables. Confianza. Queda verano, queda trabajo y lo más importante es que el sello táctico de Míchel se percibe. Los malaguistas están en esa fase aún experimental que deberán perfeccionar entre todos.  Les queda tiempo y partidos por delante para llegar al modelo definitivo.