Contenidos

Noticia

El 1x1 de la derrota del Málaga en Villarreal

El 1x1 de la derrota del Málaga en Villarreal

Los blanquiazules sucumbieron ante los de Castellón con dos graves fallos defensivos en la recta final del partido. Pasamos a analizar la participación de cada uno en esta derrota, incluido la actuación del entrenador. 

Míchel González: A pesar de repetir el once que ganó al Celta, no funcionó ante un Villarreal que venció al 60% de su potencial. El cambio de Keko dejó desamparada la banda derecha y se convirtió en una autopista de libre acceso. Por lo que no resolvió los problemas en defensa. En Nesyri y Bastón fueron cambios irrelevantes. Poco ágil para conservar el empate a cero al menos. 

Roberto: Indefenso. Así estuvo el guardameta malaguista que pudo hacer muy poco en las dos acciones que se convirtieron en goles de Sansone. En el resto de acciones estuvo correcto. El único que mantiene una regularidad positiva en este horroroso inicio de liga.

Rosales: Catastrofe. El lateral derecho fue el peor del Málaga en los últimos minutos del partido. Sansone fue una pesadilla. Lo ataques rivales siempre le pillaban fuera de su sitio. Con la salida de Keko, y en el último cuarto de hora, el venezolano enseñó su peor cara. El segundo gol del Villarreal está totalmente fuera de la defensa. 

Luis Hernández: Cada jornada peor. La involución más preocupante del once malaguista. El nivel del asturiano en las últimas jornadas baja en picado y ante el Villarreal lo ha corroborado con malas decisiones en los dos goles del contrario. Lento, poco contundente e incapaz de organizar a su defensa. Como dato positivo solo queda objetar el atino en tener la línea de fuera de juego. 

Baysse: Mal, muy mal. Un fallo en el despeje favorece la llegada del 1-0 en contra. La tiró hacia su portería. Falta de concentración y de nivel. El francés es lento, no llega al corte y no demuestra estar a la altura para ser titular. Aunque no hay más remedio, Diego González es el único remplazo posible y viene de una lesión grave en la rodilla. 

Juankar: Se come el balón en el centro que posteriormente daría el primer gol local. Lejos de esta acción, el lateral no aportó casi nada en ataque. 

Recio: Actuación limitada. Abarcó mucho campo pero no fue tan contundete como en citas anteriores. Aún así mantuvo el equilibrio de su equipo. Recibió otra amarilla, una tradición ya por parte del malaguista. 

Adrián: Su mejor jugada fue un remate desde sesenta metros hacia la portería de Barbosa, que puso a trabajar al guardameta rival. Lejos de eso, el centro del campo estuvo sobrepasado. No hizo mal partido, tuvo algunas acciones de calidad, pero insuficiente para su equipo. 

Juanpi: Sigue recuperando su forma y a pesar de los avances, estos no son suficientes para el equipo. Tuvo poco protagonismo en la creación en ataque. Míchel le cambió por En Nesyri en el minuto 69. 

Chory Castro: Tuvo dos ocasiones sin demasiado peligro. La primera a un mal remate de cabeza de un centro de Keko y la segunda con un disparo lejano sin peligro para Barbosa. Lejos de aquí, ha ido de más a menos en el partido. 

Keko: Ha ofrecido ayudas en defensa pero sigue sin ser peligroso por banda. Poca capacidad de sorpresa y varios errores en la toma de decisiones. Por ejemplo, en una internada donde en vez de buscar el pase de la muerte avanzó perdiendo ángulo de disparo. 

Peñaranda: Alejado de la punta de ataque. El delantero venezolano se camufló mucho en las bandas y no tuvo ninguna ocasión clara de gol en todo el partido. No pudo con ninguno de la defensa local.

SUSTITUIDOS

En Nesyri: Salió en el minuto 69 y al margen de un leve remate de cabeza, el marroquí no tuvo opciones para más. 

Jony: Encaró en varias ocasiones, pero eran autopases que no iban a ningún lado. Un carril cortado por banda izquierda que perdió protagonismo con la peor cara de su equipo en el partido. 

Borja Bastón: Cambio irrelevante en el minuto 80. Fue una mera acumulación de delanteros que de poco sirvió. Su aportación se resume en un control de balón en los minutos finales que acabó siendo posesión rival posteriormente.