Contenidos

Noticia

El clavo ardiendo (20:45)

El clavo ardiendo (20:45)

El Málaga quiere aferrarse al sueño de la permanencia a pesar de estar a siete puntos de la zona de salvación y sumar tres meses sin vencer un partido en La Rosaleda puesto que no lo hace desde el 19 de noviembre del año pasado. Mientras, el Valencia de Marcelino quiere consolidar su tercera posición  

La rutina competitiva de este equipo no generan, a priori, muchas esperanzas porque ni en su feudo ni lejos de Martiricos logran sacar victorias ni anotar gol. Las estadísticas no son favorables, sólo 14 goles en 23 encentros, hacen que la fe y el orgullo traten de ser ese clavo ardiendo al que el malaguismo se aferra. Todavía se habla de la ilusión de la permanencia. Todavía las matemáticas no son esquivas a los malaguistas, todavía el sueño no se ha transformado en una pesadilla. 
José González busca la reacción y no se descartan modificaciones o al menos alternativas en el once. Diego Rolan, el máximo goleador del equipo con tres goles, entrenó con normalidad y podría salir de inicio incluso caído a un costado. Los damnificados pueden ser Keko y Chory. Las bandas que parecían inamovibles ya no tienen patente de corso. Ahí sale otro nombre propio y es el de Lestienne, el belga sigue sin debutar y esta semana anotó un gol en la sesión del jueves ante el filial de Dely Valdés. Es otro clavo ardiendo en banda. Ante la salida de Ontiveros, es quizás por sus características, el que más desequilibrio pueda generar hoy día y su rendimiento durante esta semana de trabajo le abren la puerta a debutar como malaguista. 
Recio regresaba a la convocatoria tras superar sus molestias. El centro del campo sigue sin carburar pero las cartas u opciones son reducidas. Lacen, Iturra, Adrián y el propio paleño. De ahí deben salir dos. José González no cuenta ni con Rolón ni Kuzmanovic ni con Juanpi. El Málaga necesita crear, elaborar y ser vertical. Dura tarea ante un rival como el conjunto ché. La clave del partido como siempre estará en esa sala de máquinas. 
Arriba debería seguir Brown Ideye. Ariete que de momento no ha encontrado fortuna pero su físico al menos sí es de rendimiento inmediato. Lejos de su área de influencia tocará ver como se faja ante Gabriel Paulista o Rubén Vezo. Acompaña y da continuidad de espaldas a la acción ofensiva pero debe ser más un referente finalizador. 
El Valencia por su parte lleva recuperado y transformado tras una campaña pasada casi para olvidar. La presencia de Marcelino le ha dado la estabilidad que exige un proyecto al que se le han añadido futbolistas de alto nivel, no sólo por su nivel, si no por su competitivdad en el césped. Llega el conjunto ché sin Garay, sin Jeison Murillo, Andreas Pereira ni Kondogbia pero con un gran Coquelin, Pareja, Zaza o Carlos Soler. De nuevo otra final, de nuevo el malaguismo ha de agarrarse al clavo ardiendo. La revancha al 5-0 de la ida debe ser un acicate para imprimir también un plus de intensidad, aunque con la que está cayendo no faltan motivos.