Contenidos

Noticia

La Ley de Murphy blanquiazul (1-2)

El Málaga completó su primera mejor mitad del año pero no fue suficiente. Al final el desenlace fue el mismo, esta vez el trío arbitral también perjudicó a los blanquiazules. Una derrota de las que hunden a cualquiera. 

Un tropiezo de los que te mandan al infierno. El Málaga cae en su campo por 1-2 ante el Valencia tras haber hecho uno de los mejores partidos del año. Los de José González vencían en el minuto 80. En apenas cinco minutos el encuentro se transformó. Primero un remate de Coquelin tras un córner y después un penalti de Miquel que materializó Parejo. 
Este es el resumen final aunque no se puede obviar que el Málaga vio otra vez pero esta vez, incomprensiblemente, el colegiado anulaba el gol. Lo hacía Diego González dentro del área después de que Ideye rematara un balón que Recio colgaba al área. El árbitro decretaba libre directo de En-Nesyri que también saltó y ganó limpiamente la pugna. 
Los cambios no le dieron aire a los de José González y sí a Marcelino que esta vez sacó brillo de su pizarra. Recio se marchaba lesionado y Lacen no fue capaz de dar solidez ni continuidad a los blanquiazules. Tampoco sirvió Keko que salió por un fatigado Lestienne. El Valencia se crecía y empezó a aproximarse a la meta de Roberto. Coquelin fue el más listo de la clase y cabeceó el córner tras el fallo defensivo de los blanquiazules. Miquel cometía penalti claro sobre Rodrigo, Parejo no lo desaprovechó y los valencianistas remontaban el partido en cinco minutos. Roberto en la última acción casi logró el gol a la heroica pero su cabezazo se marchó desviado.  Al Málaga le crecen los enanos y estas derrotas son por desgracia las que condenan a un equipo a Segunda División.