Contenidos

Noticia

Con la miel en los labios (89-84)

Con la miel en los labios (89-84)

El Unicaja se despide de la Copa del Rey tras perder ante el Real Madrid por 84-89. Un excelente partido de los de verde no les valió para tumbar al gigante blanco. Los de Joan Plaza acariciaron la gesta de doblegar al cuadro de Pablo Laso. Víctima de errores propios, siete balones perdidos en el último cuarto y de errores ajenos. No se pueden ocultar ni una cosa ni la otra. El final ya queda en el aire pero el escenario se modificó ante las dos faltas no señaladas al Real Madrid

El final ya queda en el aire pero el escenario se modificó ante las dos faltas no señaladas al Real Madrid. El trío arbitral hizo también acto de presencia en momentos cruciales de ese final tan apretado que se vivió en el Gran Canaria Arena.
Primero fue un empujón de Tavares a Suárez, una acción que acabó con dos tiros libres a favor de Rudy Fernández por contacto de Wazcynski, y luego una falta a Nedovic en una penetración en la siguiente jugada. Un manotazo clamoroso y que el trío de naranja prefirió obviar.
La plantilla reconoció con autocrítica esos errores puntuales que decantaron la balanza a pesar de haber hecho un señor partido.  Puede entrar en la lógica perder contra el Real Madrid y más que lleva invicto en esta competición desde hace ya cinco años pero escuece aún en las retinas de los jugadores y de los aficionados no haber podido culminar la noche perfecta aunque murieron con las botas puestas y con la palabra competitividad por bandera.
Fue el triste final a un buen partido del Unicaja por una gran batalla que ofrecieron ambos equipos para acceder a las semifinales en el Gran Canaria Arena. Los malagueños por momentos dominaron a su rival, hicieron un buen baloncesto y llegaron a dominar el marcador por siete puntos a cinco minutos del final (70-77). Pero los errores se pagan, los propios y los ajenos, y por eso el cuadro de los Guindos que dirige Joan Plaza está fuera de la Copa del Rey.