Contenidos

Noticia

La abuela de Lucía Vivar: "Lo que nos han contado no es lo que pasó"

Ana Fernández Ballesteros visitó el programa LLegó la Hora donde pidió apoyo para la petición de la familia de reabrir la investigación de la muerte de la pequeña en las vías del tren en Pizarra

Ana Fernández Ballesteros, la abuela de Lucía Vivar, la niña de tres años que falleció en 2017 en las vías del tres de Pizarra, visitó el miércoles 5 junio el programa Llegó la Hora, presentado por Roberto López.

Ana Fernández pidió la colaboración ciudadana para la campaña de recogida de firmas que la familia ha puesto en marcha para pedir que se vuelva a abrir la investigación de los hechos ocurridos el 27 de julio de 2017.

Lucía Vivar tenía tres años cuando desapareció mientras jugaba con sus primos en la terraza de un restaurante de Pizarra, donde su familia se había reunido para cenar. Su cuerpo sin vida fue hallado horas después en las vías del tren de Cercanías que comunica Málaga capital con el interior de la provincia, a cuatro kilómetros de distancia del lugar donde fue vista por última vez.

La familia nunca ha estado de acuerdo con la versión oficial que califica la muerte como accidental.

La invitada compartió algunos detalles sobre lo ocurrido la noche de la desaparición. "Llamamos a la Guardia Civil y un capitán nos dijo que la niña estaba dormida por allí y que estábamos creando una alarma social", recordó. Ante esta reacción la familia se ofreció a pagar los gastos de un dispositivo de búsqueda, que la familia considera que fue insuficiente. 

Según el relato de Ana Fernández, vecinos de los municipios de alrededor batieron la zona tratando de encontrar alguna pista sobre el paradero de Lucía y estos confirmaron que por la zona no había controles oficiales destinados a hallar a la pequeña.

"Nos dijeron que el tren no iba a pasar, no solo por la niña, también había muchas personas buscando en las vías del tren. No sabemos por qué se autorizó que pasara a las cinco de la mañana", explicó haciendo de referencia a una decisión que resultó trascendental para el fatal desenlace.
"A las nueve de la mañana el capitán de la Guardia Civil dio por hecho que era un accidente",  una conclusión con la que la familia no está de acuerdo, según explica la abuela de Lucía en la entrevista. 

"No estamos condenando ni culpando a nadie. Solo pedimos que se investigue y saber lo que pasó, que no es lo que nos han contado. Un tren a ochenta por hora no puede dejar a una niña acurrucada", concluye.

Puedes colaborar con la familia de Lucía Vivar firmando AQUÍ.