Contenidos

Noticia

Abonado al sufrimiento (77-78)

Abonado al sufrimiento (77-78)

El Unicaja, en un partido agónico al final y gracias a los 20 puntos del base estadounidense Brian Roberts, consiguió este miércoles un triunfo fundamental y vital ante el Limoges (77-78) para clasificarse para la siguiente fase de la Eurocopa.  

El conjunto malagueño, que salió muy motivado y sin errores, estuvo por encima en el marcador hasta el minuto 6, cuando el ala-pívot Jerry Boutsiele, logró situar a su equipo arriba 13-11.

El Limoges apretaba en defensa y el técnico cajista, Luis Casimiro, empezó a mover el banquillo con la entrada del escolta Jaime Fernández y del alero polaco Adam Waczynski, junto con el debut del base estadounidense Ryan Boatright.

Boutsiele seguía haciendo daño en la zona, por lo que Casimiro, optó por el pívot georgiano Giorgio Shermadini, para intentar frenar al francés.

Shermadini salió inspirado con cinco puntos consecutivos (18-21, al final del primer cuarto).

El Limoges dependía excesivamente de Boutsiele, aunque el pívot Axel Bouteille inyectaba fuerza y rebotes (33-28, minuto 16) en una franja del encuentro en la que regresó el pívot francés Mathias Lessort para imprimir garra, agresividad y valentía y superar en el segundo cuarto al conjunto galo 38-40, con un triple final del base estadounidense Brian Roberts.

Ninguno de los dos equipos se distanciaba en el marcador, hasta que emergió la figura del alero Jonathan Rousselle, que anotó dos triples consecutivos y consiguió la máxima ventaja (59-52, minuto 29).

La situación empeoró para el Unicaja, muy irregular, pero ofensivamente acertado por momentos.

Tres triples seguidos del escolta finlandés Sasu Salin, Boatright y Roberts situaron de nuevo a los cajistas en el partido (61-61).

El intercambio de canastas fue constante, con un Limoges intentando ser firme atrás, pero que titubeó en la zona del Unicaja, que se aprovechó de los fallos en ataque del rival para hacerse con una importante victoria.