Contenidos

Noticia

Apelar al milagro tras el mazazo a la euforia (4-2)

Apelar al milagro tras el mazazo a la euforia (4-2)

El Málaga cae con estrépito en A Coruña tras una mala segunda mitad donde la vulnerabilidad defensiva le dio alas a un Deportivo que logró remontar y dejar muy encarrilada la eliminatoria. Sólo Ontiveros tiró del carro y mostró peligro en el Málaga. Sin el marbellí y con los errores en la retaguardia el Málaga fue terrenal y vulnerable.

Correctivo y duro castigo para el Málaga que se marchó al descanso con casi media eliminatoria en el bolsillo tras el buen arranque mostrado. Anotó Luis Hernández en una jugada que sacó Ontiveros de sus botas. Empató Carlos Fernández de penalti que cometió Ricca sobre Simón y la obra de arte la puso, otra vez, Ontiveros con un lanzamiento marca de la casa. 

Tras el descanso, el Deportivo de la Coruña obró la remontada. Tres goles en 45'. Nadie en la Liga había logrado marcar 4 goles a los blanquiazules y los gallegos lo consiguieron. A base de empuje, de fe y también fruto de los errores generalizados en la defensa malaguista. Noche negra para la retaguardia y también para Munir que pudo hacer más en el último gol de Borja Valle. Antes puso el 2-2 Pedro tras un buen remate desde la zurda, el 3-2 lo puso Carlos Fernández en la misma línea de gol tras una acción de chispa de Fede Cartabia y una siesta generalizada de la defensa. Los pequeños detalles marcan y Ontiveros tuvo el 3-3 pero su remate de falta directa pegó en el póster. La ley de Murphy. 

La guinda para los gallegos la puso Borja Valle en un remate desde el pico del área que de manera inexplicable se tragó Munir.  Un Málaga inerte, sin reacción y que tampoco mejoró con los cambios. El equipo de Martí sale victorioso, muy ganador moral y en cuantos resultados se refiere de este primer asalto. Ahora, el Málaga tiene cuesta arriba el pase a la gran final del play off. La Rosaleda será testigo de una remontada épica o bien de una tarde negra por el llanto generalizado. Patinazo en Riazor.