Contenidos

Noticia

Muñiz endurece el discurso ante las críticas de los más escépticos

El entrenador vuelve a pedir a la afición el respaldo necesario para un equipo que no ha dejado de estar en ascenso. Insiste en que acudan a La Rosaleda en el partido de este domingo ante Las Palmas y dejen fuera cualquier tipo de crispación. Muñiz también cierra filas entorno a su plantilla. "Quiero que los jugadores se encuentren lo más cómodos posible jugando en su casa"  

Larga y extensa comparecencia del preparador malaguista en la previa al choque ante Las Palmas. Más de 40 minutos en rueda de prensa y Muñiz se ha mostrado reivindicativo y hasta rebelde ante un entorno que sólo pretende frustrar a su equipo. "Pedimos un poco el apoyo de la afición. Necesitamos una unión tremenda, La Rosaleda tiene que ser un estadio fuerte y complicado para el rival y que nuestro jugador se sienta cómodo, en ambiente de apoyo, no de crispación. Por honradez y trabajo no va a quedar, ni por horas. Necesitamos que sea un verdadero fortín", resaltó el técnico asturiano

El entrenador sabe la situación en la que se encuentra el campeonato y pide por enésima vez el apoyo máximo de la afición. Cada vez van quedando menos fechas en el calendario y Muñiz arenga al malaguismo. No quiere cripsación y sí un apoyo único.  “Tenemos que ser conscientes de que aquí al final de liga van quedando menos partidos, pero todavía es mucho lo que queda por delante. Tenemos que ser conscientes de que va a haber partidos importantes en este tramo de liga y ahí es donde pedimos un poco el apoyo de la afición. Necesitamos que haya una unión tremenda y que La Rosaleda sea un estadio fuerte, un estadio difícil para el rival, un estadio complicado y que el jugador se sienta en un ambiente cómodo. En un ambiente de ánimo, de apoyo, no en un ambiente de crispación. A nosotros no nos va a quedar por honradez, por trabajo, por exigencia en nuestro día a día ni por horas. Sabemos que para conseguir lo que necesitamos, La Rosaleda tiene que ser un estadio fuerte en el tramo final de Liga ante un buen equipo. Esperamos estar al nivel y que La Rosaleda sea un verdadero fortín apoyando al equipo en los momentos buenos y en los no tan buenos”, comentó al respecto. 

No le es nuevo el entorno crispado que en determinados momentos no favorece deportivamente al equipo. Tampoco niega que La Rosaleda es un estadio que aún tiene que dar la última palabra en este campeonato. Confía plenamente en la reacción de sus aficionados. "Viví una situación límite, con proceso concursal, con mucha gente sin cobrar, a punto de caer a Segunda B por todos los aspectos, deportivos y económicos, y vi una Rosaleda llena apoyando a su equipo a muerte. Me gustaría verla de nuevo con ese ánimo y ganas. No soy quien para mandar en la gente, pero veo que el equipo tiene más fácil conseguir cosas como la última vez que estuve, con una Rosaleda llena, que celebramos la permanencia en Segunda como si consiguiésemos la Champions, porque el club se iba y la ciudad sintió que era participe. El Málaga es más que Muñiz, Caminero o un jugador, las personas pasan, el club siempre queda"



Ante un posible paso atrás del equipo, Muñiz sentencia que los cambios fueron ofensivos y que no se valora lo suficiente al rival. "Hubo cambios para ir a sentenciar el partido. No somos conscientes de que el rival juega. El equipo pudo matar el encuentro. A veces no se consigue. Si pensamos que vamos a ganar sin sufrir, estamos muy equivocados. El rival no viene aquí a pasearse. Cuando pasan de medio campo, es normal que ocura. Cuando te dominan, tienes que ser bueno en defensa. Todos los de arriba compiten bien y el nuestro compite francamente bien. Tenemos que ver las cosas mas claras", precisó el míster blanquiazul.

Ontiveros y Harper, dos nombres propios que también focalizaron la rueda de prensa de Muñiz. Sobre el marbellí el asturiano fue tajante. "La titularidad se gana. Si quiere hablar conmigo, me llama. Si yo fuera jugador, mi exigencia sería salir 15 minutos y ayudar al equipo. Ahí es donde tengo que empezar a hablar, veremos a ver si en los entrenamientos se lo gana. Los 22 jugadores que han entrenado hoy, pueden serlo. Cuando salga, me voy a preocupar de ser el mejor. En el cuerpo técnico no somos tontos. El puesto se gana currando, no hablando. A partir de ahí, gana cualquiera. A veces, para hacer la convocatoria dejo fuera a gente que puede estar dentro. Me gusta ver mucho y oír poco" dijo en rueda de prensa. 

Ante las declaraciones de Harper en las que el jugador pedía que se le valorase, Muñiz también se mostró cristalino. "Harper está haciendo una gran labor. No tengo nada que reprocharle. Empezó a muy buen ritmo. Lo que le ocurra a él no se tiene que hablar con los medios, sino en los despachos. Lo de mandar mensajes en prensa no lo veo".

La ausencia de Boulharoud también salió en rueda de prensa. Muñiz no se explica lo ocurrido aunque reconoce que si llega a saber ese problema o percance en junio hubiese cambiado el panorama. "Nos dijeron que se iba, cuando dimos descanso, y volvía al dia siguiente. No sé cuando va a volver. Si lo llego a saber, ese papel lo hubiese solucionado en junio. Ahora es ese papel el que no le permite volver. Ni yo, ni él, ni el resto del cuerpo técnico sabemos cuándo va a poder regresar"

Koné y Luis Hernández han focalizado la actualidad en lo que a enfermería se refiere. El marfileño ha sufrido una recaída que preocupa al cuerpo técnico puesto que su dolencia reviste seriedad "Lo de Koné es una pena, parece que es una lesión seria, un problema que que ya arrastró la anterior vez, no se es optimista con los resultados, pero ya el informe lo dará un profesional. A día de hoy parece una lesión seria" La cara alegre en este ámbito la pone el madrileño. Ha completado la sesión de trabajo con total normalidad y apunta a estar en la lista de este fin de semana. "Luis Hernández, por lo menos, no ha dado un paso atrás, ningún retroceso en en la lesión.Quedan 17 partidos, la visión no es la misma que cuando quedan cuatro, que hay que tirar todas las naves y acarrear con las consecuencias"