Honor (y respeto) a las Bellas Artes

Honor (y respeto) a las Bellas Artes

La cantera también arrea. Dos enormes comparsas, El Arrecife y Los Fabulosos, siguen presentando credenciales. La murga se desinfla en la primera noche semifinal  

Cuando entras al Templo de las Coplas la mirada se te va, casi sin quererlo, a la alegoría de la ciudad encargada a Ferrándiz. Justo en su centro se puede leer el HONOR A LAS BELLAS ARTES. Un ojo cenital que todo lo ve. Un vigía pendiente a  que se respete su propia leyenda. Un peso que carga todo el que se encuentra bajo sus mayúsculas letras. Cuando llega la fase semifinal, todos los carnavaleros, TODOS, estamos expuestos a su lupa. Los que escriben, los que componen, los que dirigen, los que interpretan, los que informan, los que mandan, los que se entregan a Don Carnal por primera vez con todos los sentidos abiertos de par en par, los que no fallan ni un año desde su butaca, los que niegan su sonrisa o su aplauso para guardárselos  a la agrupación de los suyos.  

Procuramos estar a la altura del observador, dándole lustre a una fiesta que pretendemos que siga creciendo firme y robusta. El espectáculo entra  por los ojos, por los oídos, por el sabor y aroma que te dejan las coplas, por el tacto de unas cortinas azules que, sin palparlas, has tocado en tus mejores sueños. Por eso, el carnaval es CULTURA. Pobre de aquel que se niegue a asumirlo. Desde niños que no levantan un palmo del suelo a los abuelos octogenarios  que miran a su alrededor (por si fuese la última vez) y sobre todo, arriba. En nuestra mano está HONRAR Y RESPETAR a las Bellas Artes. A las Bellas Artes del mes más corto y canalla del año. Porque lo que hacemos es bello y es arte. Y lo multiplicamos hasta convertirlos en plural. 

Agrupación infantil: La Supermurga




Repertorio: Recortan el suyo ya que apenas tienen diez minutos para mostrarse al público pero bien que los aprovecharon. Soltaron un pasodoble que, bajo mi humilde opinión, puede estar entre las mejores letras en  lo que llevamos de concurso. Un alegato para que se les respete pues las butacas siempre están vacías a horas tempranas y sólo se ven acompañados por sus familiares más cercanos. Luego se nos llena la boca para apoyar a la cantera. Una reivindicación en voces cándidas (PIANAZOS INCLUIDOS) salida de la pluma de un autor comprometido, Don Francisco Martín Miranda. Dejad esa copa que os podéis tomar en cualquier otro momento e id a ver a los niños. Esos que mañana serán vuestros ídolos. Presenciad el nacimiento de estos luceros que llegarán a completar el cielo estrellado del  universo carnavalero.  Si no es así, vosotros os lo perdéis. El cuplé también trajo su ramalazo crítico. En esta ciudad todo se ve bonito. Menos el cartel que nadie lo ve bonito. Pa tirarse desde el Paraíso pabajo haciendo una carpa. Los tendremos de nuevo en su día grande. En la Gala infantil del jueves. Yo voy a ir, ¿y tú?

Comparsa Juvenil: La voz del corazón




Repertorio: Dispusieron del mismo tiempo que la infantil de Paquito por lo que trastearon también lo que podían habernos cantado. Se decantaron por dos pasodobles y un popurrí remendado, estribillo incluido. En las letras de los primeros no fueron del todo claros. Me explico. Recordaron a los grandes de la Fiesta que han decidido descansar de manera provisional o, en alguno de los casos, de forma definitiva. Fue una llamada a todos ellos. Un SOS desde la pubertad y la preadolescencia. No deben ni pueden faltarnos más. Ellos los han visto como héroes del 3x4 desde siempre. Su hueco debe de nuevo ser ocupado hasta que ellos mismo estén preparados y acojan ese relevo generacional. Aviso a navegantes. La falta de claridad llegó en el segundo. Un pasodoble guardado con sigilo. Una trampa piadosa. Un dardo de dulce veneno. ¿El destinatario? Pues el auténtico artífice de este milagro. Un titán de baquetas soldadas a sus manos. Un valiente que se echó a la espalda un proyecto en el que, seguro, ha rejuvenecido veinte años. El Sr Director, Don Javi 3x4. Nudo en la garganta para él y todos los presentes. Me mojo. La aportación más importante en este año al CARNAVAL. Un eslabón entre la pueril infancia y el veneno adulto. Lo que nos faltaba. Lo que nos sigue faltando. Ojalá esta gente siga con su senda de esperanza y tenga competencia con seis o siete grupos de su edad. Será entonces cuando podamos decir a boca llena que estamos dotados de músculo. Sombrerazo.

Comparsa: Pisando fuerte
 




Repertorio: El Cervantes se les hizo bola en la primera ocasión que han tenido acceso  a él. Cierto es que son asiduos a nuestro concurso pero se estrenaban en esta fase. Y  lo verde sobresalió a lo maduro. Sólo verlos formados se presentía. Temerosos ante un auditorio que impone.  Están en el camino pero les queda trecho. Bienvenidos al pelotón de la clase media. Pasodobles de venir con lo que tenían. El primero, a la lacra de los malos tratos dónde  a  una princesa de zapato de cristal se le adelanta el reloj de las 00:00 y sentenciando que el arreglo a todo esto es la educación. El segundo al amor a un niño prematuro. Flojo desarrollo y la afinación chirría en muchos tramos. En los cuplés, de murga mala, el VAR y los controles de alcohol y drogas fueron los temas.  Esta experiencia debes hacerlos volver y presentar apuestas menos complejas en cuanto a tipo y letras. La dirección debe regir un conjunto vocal más equilibrado y menos endeble. Esperemos ver su evolución en próximas ediciones.

Murga: Letizia siempre al filo de la noticia




Repertorio: Ya se comentó en estas líneas su humor poco ortodoxo, siempre alineado al absurdo, siempre en busca de algo novedoso. No sé si el pase a semis les sorprendió ya que se notaron ciertos desajustes interpretativos (mascadas) reconocido por ellos mismos en el segundo estribillo. De afinación ya venían renqueantes en el tramo que iba cantado. Sí es de valorar el hecho de cuadrar toda la retahíla hablada que trae su personaje. Juanma Moreno es el objeto de su primera letra de pasodoble, emboscada incluida. El segundo a la huelga de taxis, esta vez sin personaje, con un remate a los patinetes que invaden nuestra ciudad.  Cuplés más que flojetes, compartiendo el secreto para ser buen cupletero (¿¿??) y hablando sin tapujos de su vida sexual, incluyendo en ella a De la Torre (¿¿¿???) Tienen su sello propio, no sabemos si acertado o no. Cada cual es libre de hacer sus propias interpretaciones. Al jurado les cayeron en gracia y los pasaportaron a semis, aunque deberían sentarse y concretar su oferta. El aprobado simple a veces no siempre vale. Al menos en un concurso

Comparsa: Los fabulosos




Repertorio: Hacía su aparición una de las aspirantes a todo. Muy atentos debíamos estar a lo novedoso de su repertorio pues de ello depende el acceso a la Final en un tipo de agrupación como esta. Los payasos, farsantes y ángeles de la guarda a la vez, jugaron sus bazas con dos pasodobles de altura, si bien cada uno merece análisis por separado. El primero es un homenaje al padre del autor, recientemente fallecido. En realidad, todo el repertorio lo es. Félix adopta el papel de la niña de la presentación. El personaje protagonista es el homenajeado. Trazan un boceto de la izquierda y en lo que se ha convertido, poniendo la alfombra a políticas arcaicas y con olor a naftalina. El concepto está claro. Ay, si mi padre te viera. El segundo lo consideré un pasodoblón durante la transmisión. Tras una ligera polvareda en RRSS, servidor se permitió una segunda visualización más serena en casa. El primer tramo es un monumento a la figura de la mujer, hembra si me lo permiten, para ir enlazando con ese feminismo impostado y de boquilla del que presumen algunos hombres. Todo se complica cuando se llega al cénit. Reprochan usar este tema para sacar réditos en un concurso. Ahí es donde cambio de opinión. Ahí es donde se cae en la contradicción, ya que se critica ese argumento utilizándolo a la vez. Puedo entender la intención. No compartirla también es lícito. De hecho, en el dosier  facilitado a la Fundación, el pasodoble estaba inscrito en el concurso de letras contra la violencia de género, siendo retirada más tarde por el mismo grupo. Los cuplés se inclinaron por los personajes famosos que se asocian a la Semana Santa, con el torero Padilla en el Mutilao. El segundo a una operación estética íntima con juego de palabras y con un doble sentido muy evidente. Con la Final en el horizonte, cayó el telón.

Murga: No teníamos que haber salío




Repertorio: La murga de Los Barrios se presentaba en el Cervantes con desparpajo y tablas. También con ciertos desafines en el repertorio inédito. Quizá las múltiples despedidas de soltero que nos asolan durante los fines de semana nos hicieron verlos con ojitos de incertidumbre.  Primer pasodoble a violaciones y vejaciones a las mujeres, llegando a pedir la castración y la perpetua a sus verdugos.  En fin. En el segundo,  juegan con el nombre de algunas cofradías para dibujar la situación social y política actual. Muy visto ya por estos lares. En los cuplés, de humor básico, tratan una noche de marcha con la aparición estelar de Canelo (Icono COAC 2019) al despertar. El segundo, al despiste continuo en el que viven, con equivocación postrera de pareja. Bluff. Pinchazo considerable con respecto a la preliminar. Las puertas siempre las tendréis abiertas por aquí, chavales.

Comparsa: Imagina que




Repertorio: Y apareció la comparsa bonita de este año. Porque es muy bonita. Estética, conceptual, equilibrada, cantada en su justo volumen. Se presentaban con una baja en la cuerda de segundas tras el parto de Bea, un día después de darlo todo en preliminares. Su hueco lo ocupó su director Rubén Tejada, con una  voz en las antípodas de la que estamos acostumbrados de él. No sé si esto las desestabilizó o tendrían otros motivos. El grupo no sonó tan redondo como en la ESAD. Quizá alguna novedad improvisada en el popurrí  también las pudo mantener tensas. Primer pasodoble leñazo a Paco de la Torre recordándole todas las cicatrices que tiene abiertas. El segundo, también de carácter político, va destinado a Andalucía y a los cambios que se avecinan. Echan la vista atrás, a los tiempos de una abuela que vivió el terror del régimen anterior. La elección de los pasodobles en una agrupación que quiere aspirar a dar la sorpresa debe ser muy selectiva y cuidada.  Quizá fueran sus mejores balas. Los cuplés no surtieron el efecto deseado. El primero a un novio animalista. El segundo a las apps de relaciones y una cita con la magia de la melena de Torre del Mar. ¿Qué os digo? No lo sé ni yo. Segundo repertorio vuestro en manos del jurado. A esperar

Comparsa: El arrecife




Repertorio: Cerraba sesión la comparsa más redonda en lo que va de concurso. La perfección vocal e instrumental hecha grupo de carnaval. Ya habían pegado en Teatinos. Finalista, jugando a ser vidente de Tercera. Sólo por el ambiente que crean ya te tienen enganchado a la butaca. Si el arsenal que traen es de envergadura… El primer pasodoble trata sobre el miedo. El simple hecho de que una mujer transite por la misma acera que un hombre y el clima enrarecido es el medio. Maldecir a los que han provocado ese pavor es el fin. Ovación cerrada. El segundo versa sobre las pasadas inundaciones que asolaron Teba y Campillos. Los medios empleados para volver a la normalidad y la solidaridad de toda la provincia en este infausto suceso hicieron que, en la boca y las manos de estos rondeños, el público se levantara como un resorte de sus asientos, aplaudiendo en pie y de manera duradera esta pieza. Los cuplés estuvieron simpáticos, rozando el comparsismo. Bob Esponja, en la intro, como ya apuntamos en su primer análisis. Esta gente viene a por todas. No dejaron lugar a la duda en la noche de ayer. El que venga  tendrá que apretar

CODA:
Anoche, los acentos musicales brillaron por su ausencia durante gran parte de la sesión y en boca de varios grupos. Malagá en lugar de Málaga suena igual que unas uñas arrastradas por una pizarra de las de antes. Cuiden eso, si no es mucha molestia. El producto hay que presentarlo en condiciones. Plataforma pro CUIDADO DE LOS ACENTOS MUSICALES, aquí.