Candidatos a secas (0-0)

Candidatos a secas (0-0)

Ni Málaga ni Deportivo de la Coruña son capaces de desnivelar un partido que tuvo a los respectivos porteros, Munir y Dani Giménez, en los jugadores más destacados por ambas formaciones. Los de Muñiz suman el tercer partido consecutivo en La Rosaleda sin lograr la victoria. La afición respondió a la llamada pero el equipo jugó con el freno de mano.   

Había mucha expectación por el partido casi del año. Málaga y Deportivo se veían las caras con un ambiente que recordaba a una Rosaleda de Primera División. Regresaban al once Keidi Bare y Blanco Leschuk tras cumplir sanción en Cerro del Espino. Era el once que más garantías le despertaba a Muñiz. 

Los pupilos del asturiano salieron con personalidad y con ganas de agradar al público. En ese primer tramo de partido apareció Iván Alejo. Se mostró muy activo en banda derecha pero no encontraba fortuna a la hora de asociarse con un Blanco Leschuk que volvía a destacar por su alto compromiso defensivo pero sin presencia cerca del área. Tras una bajada con el pecho cazó un balón pero se marchó muy arriba de la portería de Dani Giménez. 

El Deportivo no empezó a despertarse hasta bien metida la primera media hora del encuentro. Fue ahí donde entró el partido en una fase de mayor respeto por parte de ambas escuadras. Aprecieron los visitantes con fáfagas fugaces de Fede Cartabia, Quique y Borja Valle hicieron acto de presencia en campo contrario. Un único disparo entre palos que lo blocó Munir sin mayores problemas tras el rechace de un córner.  Previamente un remate de Borja Valle se marchó ligeramente desviado de la portería del marroquí tras no acertar Keidi Bare en un despeje. 
 

 




La polémica estuvo servida y llegó casi sobre la bocina del primer tiempo. Una buena jugada combinativa del Málaga acabó con un centro de Iván Rodríguez desde línea de fondo. Cuando ya se lamía el gol Dani Pacheco, su remate impactó en la mano de David Simón. El colegiado consideró que la tenía pegada al cuerpo pero eso no exime que la trayectoría del esférico quedó desviada. Jugadores a túnel de vestuarios.

Tras la reanudación el Málaga quiso buscar el tanto con mayor brío pero no fue la tarde de Blanco Leschuk. La tuvo el ariete de Mendoza tras una buena presión blanquiazul. El argentino casi en boca de gol erró en el golpeo y Dani Giménez le adivinó el lanzamiento. 

No hubo mucho fútbol en La Rosaleda que entró en una fase con muchas imprecisiones y con un Málaga que empezó a ceder más la pelota al rival. El Deportivo también creía que era posible ganar el partido pero encontró a un gran Munir en la mejor oportunidad visitante. En un rechace, en una segunda jugada tras un córner, Borja Valle la tuvo frente a frente. El marroquí sacó una mano milagrosa y evitó el tanto coruñés. Se vistió de héroe otra vez más en esta temporada. 

Los cambios que introdujo Muñiz no dieron sus frutos. Ni Seleznov está, ni se le espera. Renato esta vez no fue el revulsivo y Harper tuvo un único lanzamiento. Eso sí, su potente chut obligó a Dani Giménez a hacer una gran estirada.

Sin más, el equipo blanquiazul suma su séptima fecha sin perder pero no termina de disipar las dudas ni tampoco de demostrar con brillantez que quiere ser algo más que un candidato. Hoy no supo alcanzar la cima. Otra oportunidad que se pierde y de momento si quieres subir a Primera División los blanquiazules deberán seguir por la senda más peligrosa, la del play of de ascenso.