Albert Rivera y Cassá o “mucho te quiero perrito, pero pan poquito”

Albert Rivera y Cassá o “mucho te quiero perrito, pero pan poquito”

El líder de Cs mantiene la incógnita sobre la candidatura de Cassá a la Alcaldía. Teresa Pardo tampoco lo confirma en 101 TV    

Más de lo mismo, ambigüedad calculada, evasivas, balones fuera y remitir a la decisión de los órganos del partido. Como si de un juego se tratara o como si en realidad hubiese algún dato oculto, los dirigentes de Ciudadanos, sean nacionales, regionales o provinciales, no deshojan la margarita de quien será el candidato de los naranja a la alcaldía de Málaga.

Si hace meses todo el mundo apostaba a que Juan Cassá iba a ser el rival de Francisco de la Torre, el propio partido se ha encargado de envolver en una capa dubitativa tal apuesta. Algo que posiblemente dañe a la propia imagen del asturiano si finalmente es cooptado o nominado.

Se esperaba con interés en esa clave local la visita de hoy a Málaga de Albert Rivera. Incluso se había rumoreado que podría ser el líder nacional quien diera la buena nueva o al menos alguna pista, aprovechando además la presencia del vicepresidente andaluz, Juan Marín.

Pero de nuevo las evasivas y los circunloquios. Preguntado por este tema Albert Rivera este ha vuelto repetir que la elección del cabeza de cartel será competencia de  los órganos del partido. Y de nuevo la misma cantinela que se oye desde hace meses, que “Juan lo ha hecho muy bien", que “Cassá ha trabajado mucho” y que están “muy satisfechos con su labor”, pero más allá  de esa corrección política insulsa y aburrida, nada. Los periodistas que hoy han acudido a los Baños del Carmen se han ido como llegaron, sin tener respuesta al interrogante.

La ambivalencia perjudica muchas veces en la acción política porque bien se podría decir que  el presidente nacional de Cs, Albert Rivera, se niega a da su apoyo directo a Cassá como alcaldable de Málaga, como que tampoco lo descarta.

Con un discurso de argumentario de partido Rivera ha despachado el asunto afirmando que "serán los órganos del partido quienes designarán a los candidatos". Unos órganos que serán de ámbito nacional y que no tienen calendario para la resolución.

Más frío aun ha sido el responsable andaluz de Ciudadanos, Juan Marín. El vicepresidente de la Junta de Andalucía ha manifestado que no se pronunciaba a favor de nadie y que "Juan Cassá es un amigo que ha hecho un buen trabajo".

Ya por la tarde en el debate de 101 TV Mesa de actualidad”, la diputada por Málaga y con responsabilidades orgánicas nacionales y provinciales, Teresa Pardo, después de revelar que no había podido acudir al acto de Ciudadanos ha repetido el mismo mantra que Rivera y Marín por la mañana, que Juan Cassá lo ha hecho muy bien, que “se ha dejado la piel” al igual que otros muy buenos también con Alejandro Carballo”. En lenguaje del refranero castellano “Mucho te quiero perrito, pero pan poquito”.

En el entorno de Juan Cassá siguen sin dar pistas y mantienen que será el candidato. El asturiano ausente por su baja por paternidad tampoco envía señales. A pesar de todas estas incógnitas y ambigüedades será muy extraño, por no decir convulso, que Cassá fuera apeado de encabezar la lista y no solo porque como dicen sus compañeros “jefes” ha trabajado mucho, sino porque a menos de tres meses podría ser un error de cálculo electoral de inconmensurables dimensiones sustituirlo por otro candidato. Posiblemente el asturiano desde su ejercicio de paternidad responsable asentirá con la cabeza los elogios que le brindan sus conmilitones jerárquicos y sustituirá el anterior refrán “Mucho te quiero perrito, pero pan poquito” por el más pragmático “Obras son amores, que no buenas razones”.