Julen falleció por la caída, no fue la picota

Julen falleció por la caída, no fue la picota

Se desmonta el argumento de la defensa del propietario del terreno 

El informe forense preliminar del mismo dia en que fue encontrado el cuerpo de Julen desmonta el argumento de la defensa del propietario del terreno al señalar que fue una fractura craneóencefálica severa la causa de la muerte.

Según informa hoy la Cadena SER en Málaga el cuerpo del niño mostraba "heridas en la zona frontal y lateral izquierda de la cabeza y, junto a estas lesiones, múltiples heridas postmorten, causadas
cuando el pequeño de dos años ya había fallecido tras la caída de más de 70 metros". También revela que Julen habría tragado tierra al hallarse restos en el esófago y el estómago.

El informe fija la fecha de su fallecimiento el mismo día de la caída del niño. El juez que instruye el caso mantiene como investigado al propietario del terreno donde se encontraba el pozo por un presunto delito de homicidio imprudente.

Precisamente la defensa del propietario del terreno mantiene por medio de un informe presentado al juez que la muerte de Julen se pudo deber a la acción de los miembros del rescate que "habrían dejado caer una barra o piqueta de hierro para romper el tapón que cubría al menor por lo que pedía al tribunal que practicara nuevas pruebas para aclarar este extremo", según informa la SER.

Fuentes del caso a las que ha tenido accesso la SER mantienen que "la piqueta de los rescatistas no presentaba rastros de sangre y que en el cuerpo de Julen no se halló ninguna herida inciso contusa compatible con el golpe de esta herramienta".

Los padres de Julenhan negado en en sus declaraciones la versión del dueño del terreno, David Serrano, que aseguró ante la jueza instructora que advirtió del peligro a la familia en el coche. 

José Roselló y Victoria García aseguraron ante la titular del Juzgado del Juzgado de Instrucción número 9 que David Serrano no les advirtió de que hubiera un pozo en las condiciones en las que se encontraba y la madre llegó a decir a la magistrada que "si llega a saber que había un pozo abierto cojo a mi niño y me voy", según han asegurado a Efe fuentes judiciales. 

El padre de Julen explicó a la magistrada que en un determinado momento, David Serrano, cuando ya estaban en la finca, cogiendo leña para el fuego con el que iban a preparar la paella, si le advirtió de que había varios pozos en el terreno, pero que la prospección que vio estaba bien tapada y ello le tranquilizó. 

David Serrano es la única persona que está investigada en calidad de homidicio imprudente y durante su declaración aseguró que tapó la prospección con dos bloques de hormigón poco antes de que cayera el niño por el sondeo, pero ni los padres del Julen ni su pareja tampoco han confirmado que estuviera bien tapado. Serrano mantiene que valoró el peligro y por ello puso dos bloques de hormigón, pero en ningún caso pesó que alguien pudiera caer.

La instructora del caso ha citado a una docena de testigos y el próximo 12 de marzo está previsto que declaren en calidad de testigos el pocero y el operario que hizo una zanja, entre otros.