¡Málaga no (nos) falles!

¡Málaga no (nos) falles!

El equipo de Muñiz se encuentra casi en la obligación de vencer al Osasuna para recortar puntos con los navarros y con el Granada. Los blanquiazules quieren sumar un triunfo en casa tras tres partidos sin saborear la victoria en La Rosaleda pero sobre todo para volver a estar en la estela de los grandes favoritos al ascenso. El cuadro navarro llega en un momento de dulce con seis victorias y un empate en las últimas siete fechas del campeonato

La sensación puede ser la de final por la distancia que se puede abrir en caso de derrota. Aún restan 12 jornadas en el campeonato, 42 puntos, pero como si se tratase de un funambulista el Málaga se encuentra en mitad de la cuerda. En esa tierra de nadie pero depende del propio artista alcanzar la gloria o caerse al foso.

De ganar los de Muñiz recuperarían la senda del camino más sencillo de volver a Primera División. Entraría de lleno por el lado fácil al igual que abriría brecha con el séptimo clasificado a tenor de los resultados de la presente jornada. Los puntos ya sí que tienen suma importancia en este tramo de competición. 

En lo deportivo la plaga de lesiones sigue siendo un hándicap para el conjunto malagueño. Con Alejo y Adrián entre algodones habrá que esperar a última hora de este lunes para determinar si finalmente llegan ambos futbolistas y están disponibles para el asturiano. A partir de ahí conjeturas y diversos dibujos. Desde reforzar el centro del campo con Erik Morán o sustituir hombre por hombre con la entrada de Ontiveros o Renato Santos y mantener el 1-4-4-2. La otra duda es saber si recuperará la titularidad Diego González que ya ha cumplido sanción o Muñiz mantiene con minutos a Luis Hernández en el eje de la defensa. 

 



El Osasuna quizás llega a Málaga en su momento más dulce. Con siete partidos sin perder pero con seis victorias en el bolsillo. Una confianza plena para acudir a Martiricos que ha tenido en su mano varias oportunidades que acabaron en el limbo. De hecho los de Muñiz no han sido capaces de ganar en sus tres últimos compromisos como local. El empate sobre la bocina en Córdoba chirría aún en la afición que esta noche volverá a dar una tregua confiando en que de ganar los malaguistas seguirían muy de lleno en la pomada. 

Sólo depende de ellos. De Muñiz y de sus jugadores. El malaguismo se ha volcado otra jornada más y eso que el partido se disputa a una hora poco favorable para el aficionado pero tanto internamente como externamente hay ganas de revancha con el Osasuna. No se olvida lo de la primera vuelta. 

Martiricos se ha preparado para tal ocasión. El club sacó a la venta entradas a precios reducidos, se ha vendido más de 4.000 billetes y también se ha permitido ceder el carnet infantil a adultos. Ahora les toca a ellos, Málaga no (nos) falles, la afición está lista. Os toca a vosotros.