La victoria más triste de sus vidas (4-2)

La victoria más triste de sus vidas (4-2)

El Málaga CF Femenino logra ganar al Rayo Vallecano pero acaba descendiendo de categoría al firmar el Madrid la victoria ante el Athletic de Bilbao. Ni un año ha durado el equipo blanquiazul en la élite que tuvo que esperar una carambola en la última jornada para tener opciones de quedarse en Liga Iberdrola. El empate a puntos con el Sporting de Huelva condena a las malaguistas al descenso ya que las onubenses tenían el average particular ganado.

Es un adiós cruel pero que se empezó a macerar en la segunda vuelta. Una muy mala dinámica de resultados, sólo dos triunfos en las últimas veinte jornadas, hacía presagiar que el abismo para las jugadoras malaguistas podía llegar. Y así fue.

Hoy se certificó el descenso pero quizás la no permanencia del Málaga Femenino se firmó en casa. Ante el Sporting de Huelva cuando recibió en el 90 y tres el tanto del empate y que a la postre hubiese dado la salvación a las chicas de Antonio Contreras. Dos puntos que se esfumaron y que hoy la Federación viviría la mayor de las alegrías para las blanquiazules.

Al final, el fútbol y la idiosincrasia de los malaguistas es lo que se produjo, el del cúmulo incontable de sin sabores, el de la eterna lágrima de tristeza, el del corazón encogido, el de la eterna frustración de ver cómo el equipo de tus amores sufre un mazazo más. Es lo que (nos) toca. Es algo intrínseco  en el malaguismo. La sangre blanquiazul está llena de malos momentos. Es nuestro ADN. 

Es difícil analizar el encuentro más allá de la hecatombe final. Sin duda la victoria más triste de sus vidas. Un triunfo sufrido y con remontada. Con momentos de ansiedad, nervios, fe, coraje e ilusión. Una mezcla de sentimientos que a la postre resultó fallida y se instaló la desazón, tristeza e impotencia a pesar de haber logrado doblegar a un Rayo Vallecano que puso la papeleta complicada con los dos goles de Oriana Altuve. La venezolana y prima de Roberto Rosales puso en ventaja a las vallecanas que lograron remontar el penalti inicial que transformó Adriana Martín. 

Tiró de casta y orgullo el Femenino que supo darle la vuelta al marcador. Puso las tablas María Ruiz con un excelente cabezazo tras la asistencia de Ruth. Conexión malagueña con un gran presente, ojalá en el Málaga y por muchos años. Armisa Kuc adelantó otra vez al Málaga gracias a un buen remate de primeras tras una jugada individual de Paula Fernández. Amplió el marcador Adriana. La turolense firmó un doblete y anotaba de cabeza tras un buen centro de Leti. 

Ahí se acabó el sueño. Casi un año después el Málaga Femenino desciende de categoría. Regresa y vivirá en la nueva Primera B. Toca reflexionar y analizar fríamente qué ha sucedido en este primer proyecto alfa del fútbol femenino en la élite. Ni los fichajes ni Antonio Contreras fueron capaces de revertir un guion de suspense que se inició en la segunda vuelta cuando el equipo tocó fondo. La pequeña reacción ya con el agua al cuello no ha impedido ver como el sueño de la Liga Iberdrola ha acabado en una pesadilla. Toca cimentar la primer piedra del proyecto por regresar a la élite. 

Ficha técnica:

Málaga Femenino 4: Chelsea; Leti, Cazalla, Raquel, Ruth; Dominika (Kuc, min.66), Pamela, Paula Fernández; Adriana Martín (Míriam, min.83), María Ruiz (Bassira, min.83) y Mascaró (Ode, min.54).

Rayo Vallecano 2: Porto; Mendióroz (Camila Sáez, min.70), Laura Teruel, Andújar, Perarnau; Masdeu, Auñón, Pilar García; Sheila, Oriana Altuve, Raquel (Ángeles, min.86).

Goles: 1-0, Adriana Martín (p.) (min.30); 1-1, Altuve (min.39); 1-2, Altuve (min. 44); 2-2, María Ruiz (min. 65); 3-2, Kuc (min.67), 4-2, Adriana Martín (min.77).

Árbitra: Acevedo Dudley (Colegio catalán). Amonestó por las locales a Cazalla; y por las visitantes a Altuve.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 30 de la Liga Iberdrola disputado en La Federación Malagueña de Fútbol.