Prohibido rendirse (21:00)

Prohibido rendirse (21:00)

El Málaga juega esta noche el encuentro más importante de su historia reciente con la necesidad imperiosa de lograr una remontada de dos goles ante el Deportivo de la Coruña. La Rosaleda estará abarrotada de fieles blanquiazules que creen a pie juntillas y con fe ciega que la Operación Remontada se va a producir. En lo deportivo, Víctor Sánchez del Amo ha convocado a toda su plantilla disponible a pesar de existen varias dudas por las molestias físicas de futbolistas como Cifu, Juankar o Pau Torres. Los gallegos que llevan desde el viernes hospedados en Marbella, vienen crecidos pero con la interrogante de si su máximo goleador, Quique González, podrá jugar en Martiricos. 

Con los números en la mano, los últimos partidos del Málaga con Víctor Sánchez del Amo darían el pase a los blanquiazules. Argumentos de peso, motivos para creer. La Rosaleda ha visto en las últimas tres fechas, un 3-0 al Real Oviedo y al Elche y un 3-1 al Real Zaragoza. Realidad palpable.

Más allá de esos datos, la afición también se agarra a noches para el recuerdo. Tardes de gloria, días de sonrisas, abrazos y lágrimas de felicidad. Terrasa, Albacete, Oporto. Cualquier partido vale para evocar que está prohibido rendirse y que los sueños se pueden cumplir. 

En el plano deportivo, Víctor deberá volver a ajustar el centro del campo. La baja de N’Diaye es el mayor contratiempo que tiene el madrileño para este partido. Nada nuevo, ya era sabido desde hace tiempo per hasta que no ha sucedido no se ha podido calibrar cómo su ausencia ha mermado esa zona del campo. Por el físico, por el músculo y por lo que su presencia abarca en el campo, el Málaga ahí tiene su mayor kriptonita. 

Más allá de ese lamento, son dudas hasta última hora Juankar, Cifu y Pau Torres. Todos han acelerado y forzarán ante esta gran final. Ni Iván ni Ricca estuvieron finos en Riazor por lo que ante la necesidad de remontar y mantener una disposición más ofensiva en el terreno de juego, puedan jugar tanto el madrileño como el granadino en ambos costados. 

En cuanto a los de Martí, la única duda es si Quique González se ha recuperado plenamente o si no tendrá minutos en La Rosaleda. El técnico balear recupera también a Bóveda y mantiene en un gran nivel de eficacia y de confianza a jugadores como Borja Valle o Carlos Fernández. 

Ni que decir tiene cómo rugirá La Rosaleda en la tarde noche de hoy. Desde varias horas antes a que arranque el partido, la afición estará arropando, animando y dejándose la garganta por los suyos. El infierno será blanquiazul. 

Habrá lágrimas en Málaga. Todo dependerá del sino del encuentro pero hoy la afición llorará. De alegría o de lamento. Nadie piensa en la segunda opción porque desde acabó en Riazor el encuentro, toda una ciudad piensa en superar y remontar una eliminatoria que en 45’ minutos pasó de ser una fiesta en una misión de alto riesgo. Hay fe de remontada y está prohibido rendirse.