Talento malagueño en los banquillos de Rumanía

Talento malagueño en los banquillos de Rumanía

Tan lejos pero tan cerca. Un trozo de Málaga en Constanza. Y es que este pasado lunes, tres malagueños coincidían en el terreno de juego. En Rumania, en Primera División, en un estadio de 4.500 personas. Alex Ortiz, Bori Moreno y José Luis Schneider continúan con su carrera profesional en el país europeo y en la élite con sus respectivos equipos. Los dos primeros trabajan en el Vitorul FC, el nuevo 'rico' de Rumanía y estáninmersos en el proyecto deportivo que lidera el mítico Gica Hagi. José Luis Schneider es el preparador físico de la Politehnica Iasi.   

De Costanza a Iasi. De una punta del país a otra. A 415 kilómetros de distancia no sólo se enfrentan dos equipos rivales, si no que también se volvieron a ver las caras tres grandes profesionales, amigos y malaguistas de corazón. 

José Luis Schneider es el preparador físico del primer equipo de la Polithenica Iasi, vive con entusiasmo su nuevo rol tras 14 años vinculado al Málaga CF.  Aunque ya es pasado la nostalgia siempre está presente. "Echo de menos Malaga, es mi ciudad y me siento muy arraigado a ella, a mis amigos y a mi familia. Es por eso que intento ir cada vez que tenemos un descanso. Mis compañeros me llaman pesado por hablar tanto de Malaga. Vivimos en el paraiso y cuando estamos fuera, se valora mucho mas", asegura. 

Atrás quedan las temporadas como preparador fisico en la Academia pasando por todas las categorias de Fútbol 11, ha saboreado Copa de Campeones, Youth League, MIC, el glorioso San Félix, en definitiva la mejor etapa de la cantera blanquiazul. Presente en el Atletico Malagueño también partició la pasada temporada en el primer equipo.  No le tembló el pulso y preparó maletas rumbo a Rumanía. "Sentia que necesitaba algo más y en el Málaga era difícil poder disfrutar de una oportunidad más profesional debido a la calidad de mis compañeros en el primer equipo. Por eso cuando tuve esta oportunidad de poder estar en un club de Primera Division, no me lo pensé. Cumplía un sueño y quería aprovecharlo"

Ahora tiene la responsabilidad de poner a tono a a la Politehnica Iasi, un histórico que trata de resurgir en los últimos años tras la desaparición del extinto  FC Politehnica Iasi, y que actualmente es uno de los equipos revelación del fútbol rumano. Esta temporada se han marcado el objetivo de intentar acabar en Europa League. "Trabajo con un entrenador muy ambicioso y estamos sacando el 100% de las posibilidades de los jugadores"

Costanza, ciudad costera cuyo puerto desemboca en pleno Mar Muerto.  Allí están Alex Ortiz y Bori Moreno. En el Viitorul. un club que desde 2009 se ha convertido en uno de los grandes de la competición. De hecho alzó la Liga en la 2016/2017 y una leyenda como Gica Hagi comanda desde 2014 el proyecto deportivo.  Esta temporada ha reclutado a dos malaguños. Bori Moreno es el director de Metodología de la Academia del Viitorul. "El proyecto consiste en el desarrollo integral de jugadores jóvenes, ya que en estos momentos es uno de los clubes profesionales que más jugadores aporta al fútbol profesional, así que subir esas cifras en un par de años es un reto muy importante para nosotros" afirma. 

Con amplia experiencia en sus funciones y con un claro corazón malaguistas tras cuatro años en la Academia del Málaga llegando a ser Director de Academia Summer Camp en 2013,  no oculta la preocupación por la actual gestión del club. "Hoy día se vive con mucha pena todas las noticias que nos llega a propósito de la gestión que se está haciendo en el club en los últimos años y que a la vista está de los resultados que se están obteniendo. Yo siempre digo que realizando todo con mucho esfuerzo y dedicación diaria a veces salen las cosas mal, si no se pone esto, hay un alto porcentaje que de salgan mal como así se está viendo. Deseo que pronto se busque una solución a esta situación.

Alex Ortiz también hizo las maletas este verano tras tres temporadas en la Academia malaguista. Muchos kilómetros, una nueva vida pero una oferta a la que no podía decir que no. Junto con Bori trabajan día a día con los futuros talentos de la escuela rumana "Cuando se pusieron en contacto conmigo desde Viitorul, dos aspectos fueron los que más peso tuvieron en mi elección. Por un lado, trabajar junto a Gica Hagi, un referente en el mundo del fútbol que ha jugado y ha sido entrenado por los mejores. Era una oportunidad única para seguir creciendo y aprendiendo. Y por otro, cuando conocí en profundidad el proyecto y lo que estaban construyendo aquí. En los últimos años han ganado la Liga, la Copa y la Supercopa. Aportan decenas de jugadores a la seleccion nacional y de sus filas están saliendo los futuros referentes de este país. Era dificil decir que no a un proyecto como este"