El acusado de matar a su pareja en un aparcamiento en Alhaurín de la Torre se declara inocente

El acusado de matar a su pareja en un aparcamiento en Alhaurín de la Torre se declara inocente

La fiscal ha sostenido que el acusado presuntamente la mató "de forma alevosa, y con ensañamiento con innumerables golpes con un palo de madera que hasta lo partió", por lo que le acusa por un delito de asesinato

Un jurado popular juzga desde este lunes a un hombre para el que la Fiscalía de Málaga solicita 24 años de prisión por acabar con la vida de su pareja en 2009 en un aparcamiento de la localidad malagueña de Alhaurín de la Torre. El acusado se ha declarado inocente.

Los hechos sucedieron en marzo de dicho año en la casa de la mujer. La Fiscalía sostiene que el acusado y la víctima eran pareja en ese momento, aunque el hombre ha asegurado que solo eran amigos y que habían mantenido relaciones sexuales, pero se veían únicamente cuando ella lo llamaba "porque tenía problemas".

La acusación pública señala que se produjo una discusión y que el acusado se fue poniendo cada vez más violento, hasta que la mujer huyó a un parking, donde supuestamente el procesado la alcanzó, la agarró y la arrastró hasta un lugar apartado donde presuntamente le golpeó con un palo de madera. El cuerpo fue encontrado días después.

El hombre ha dicho no recordar con precisión determinadas fechas por el tiempo transcurrido y ha asegurado que pasó con ella dos o tres días antes de que la mujer desapareciera para luego ser localizada muerta; señalando que lo hizo porque estaba "muy nerviosa". Ha declarado que el último día se fue sobre el mediodía.

La fiscal ha sostenido que el acusado presuntamente la mató "de forma alevosa, y con ensañamiento con innumerables golpes con un palo de madera que hasta lo partió", por lo que le acusa por un delito de asesinato. Aunque ha reconocido que no hay testigos directos, ha dicho que "hay pruebas indirectas" y ha señalado que "ha mentido" en sus declaraciones, donde hay "contradicciones".

La acusación particular, en representación de la familia de la fallecida, ha pedido justicia. El caso se archivó y años más tarde se reactivó cuando los familiares dijeron que había una gargantilla de oro que la mujer siempre llevaba puesta que no había aparecido, por lo que los agentes de la Guardia Civil comenzaron a rastrear.

La defensa, por su parte, ha asegurado que la mujer "se sentía amenazada" por otro hombre y que se movía en círculos supuestamente relacionados con la droga; insistiendo en que "no hay absolutamente nada que vincule al acusado, no hay prueba directa" contra él, por lo que cree que debe prevalecer la presunción de inocencia.