Los principales problemas deportivos que tiene el Málaga

Los principales problemas deportivos que tiene el Málaga

El conjunto blanquiazul no espabila. Los chicos de Víctor Sánchez del Amo son incapaces de salir del bucle en el que llevan toda la temporada y son muchos los factores que están marcando la situación en la tabla.

En primer lugar está la poca profundidad de plantilla. Los graves problemas institucionales han hecho que la plantilla únicamente esté formada por 17 profesionales inscritos, pero aún así los canteranos son los que realmente están tirando del carro. Jugadores como Antoñín, Ramón, Cristo o Ismael han llegado para quedarse, pero no juegan todos los minutos que deberían por la normativa vigente. 

También entra en juego los problemas defensivos. El Málaga lleva repitiendo los mismos errores en la retaguardia durante todo el curso. Además de que se nota la falta de actitud e intensidad en ciertas fases de los partidos, ya son muchos los goles encajados por no saber cubrir un centro o porque el rival le coge la espalda a la defensa blanquiazul con una facilidad pasmosa. Errores individuales que han lastrado a los malaguistas en la consecución de puntos. 

El Virus FIFA ha afectado y de lo lindo esta temporada a los malaguistas. Las pocas fichas profesionales ya es un gran hándicap si a este hecho se le une la llamada a filas de varios integrantes de la plantilla por su selección, el poco fondo de armario disponible no ha logrado sumar puntos. De hecho en estas concentraciones en las que Víctor no ha podido contar ni con Keidi, Munir, Juanpi, Mikel o Lorenzo González, el Málaga no ha conseguido sumar ni un punto. 0 de 9. Tres partidos, tres tropiezos frente al Almería, al Cádiz y al Alcorcón. Por fortuna, no habrá más hasta marzo. 

Otro factor que no se puede negar es la falta de gol. Con 11 tantos en 16 encuentros, los de Víctor son a día de hoy junto con el Albacete, el conjunto que menos tantos anota del campeonato. El equipo genera ocasiones, pero es incapaz de materializarlas. Incluso, en esta mala racha, el Malaga lleva 297 minutos sin anotar un gol. Casi cinco horas sin marcar un tanto. 

Y para colmo, a Víctor no se le da del todo bien leer los partidos, algo que el curso pasado hizo a la perfección hasta el play off. Ahora, con una plantilla mucho más reducida en efectivos y calidad, El técnico madrileño no atina con las sustituciones y no es capaz de cambiar ningún partido desde la banca. A lo largo del curso el preparador madrileño ha modificado el sitema de juego de jugar con tres centrales y dos carrileros, hasta pasar al actual 1-4-4-2. Un dibujo que parecía haber dado buen rendimiento al equipo, dos victorias consecutivas, pero que ahora tampoco termina de certificar la reacción deportiva necesaria.