Contenidos

Noticia

Más de medio millar de voluntarios ayudan a damnificados por las inundaciones en Campanillas

Más de medio millar de voluntarios ayudan a damnificados por las inundaciones en Campanillas

Se estima que se han realizado 5.500 horas de trabajo voluntario entre el 27 de enero y el 7 de febrero

Más de 520 personas voluntarias han participado en Málaga en en trabajos para ayudar a los damnificados por las inundaciones que provocaron cuantiosos daños en el distrito malagueño de Campanillas.

Así, esas personas se han repartido en unas 120 en tareas de apoyo como recepción de donaciones, clasificación de productos, preparación de lotes o entrega a los damnificados y 400 en labores de limpieza, eliminación de fango y enseres dañados. Se estima que se han realizado 5.500 horas de trabajo voluntario entre el 27 de enero y el 7 de febrero.

La solidaridad ciudadana ha hecho posible una respuesta "rápida" a las personas que se vieron afectadas por las inundaciones ocurridas en este distrito. La intervención del voluntariado, junto con las entidades sociales y la Administración, ha posibilitado que la ciudadanía de Campanillas haya podido recibir alimentos, productos de higiene y limpieza, ropa y calzado y electrodomésticos; además de ser "fundamental" la colaboración en la limpieza.

El 27 de enero se estableció el centro de acopio de donaciones y recepciones de ayuda en el Centro Comercial Antonio Beltrán Lucena, en una acción conjunta de la Junta Municipal de Distrito, OSAH (Organización Social de Acción Humanitaria) y la Asociación Cultural El Carmen, para canalizar la oferta de acción de voluntariado surgida entre los colaboradores de estas entidades y de los residentes de esta zona de la ciudad.

El Centro Cultural Antonio Beltrán Lucena fue el centro de operaciones para estos voluntarios, recogiendo, almacenando todo tipo de material recibido. Allí acudían las personas afectadas para retirar el material que necesitan.

Con los enseres más voluminosos (camas, colchones, somieres, mobiliario básico, electrodomésticos, pequeños electrodomésticos) se hace una relación de donantes para posteriormente poder repartirla a las personas que los necesitan. También se elabora una relación de aquellos que se ofrecen a realizar portes a los domicilios afectados, a limpiar y desescombrar y a llevar las ayudas a los domicilios donde residen personas con movilidad reducida o que tenían a su cargo a persona mayores o menores de edad.

El reparto de productos se mantuvo hasta el 7 de febrero, habiéndose distribuido hasta entonces más de 12.000 unidades de productos de limpieza, 6.000 unidades de artículos de higiene personal, 4.000 prendas de ropa y calzado, 3.000 mantas, sábanas y toallas y 250 lotes de alimentos básicos no perecederos, según ha indicado en rueda de prensa este lunes la directora del distrito, Ruth Sarabia.

En este centro se han atendido unas 1.800 llamas telefónicas en las que se solicitaba información, se ofrecía ayuda o donaciones o se coordinaba el voluntariado. El centro ha permanecido abierto de 08.00 a 23.00 horas de lunes a domingo.

El voluntariado también se ha prestado directamente en los domicilios afectados: se ha actuado en más de 180 viviendas, fundamentalmente situadas en las calles Varsovia Cristobalina Fernández y alrededores, además de en la calle José Calderón; se han atendido a 12 familias de Las Castañetas y los Asperones; se han entregado lotes de alimentos y productos de limpieza en 75 domicilios; productos de limpieza a 50 locales y comercios; se ha coordinado la entrega de enseres, mobiliario y electrodomésticos a 107 familias, llevándolos a sus viviendas en 74 casos al no disponer de medios particulares para su transporte.

Actualmente permanecen en un almacén del PTA los artículos y enseres donados y que no han sido repartidos, a la espera de poder hacerlos llegar a las familias que los necesiten. También está presente este dispositivo los miércoles en el Centro Cultural con el objetivo de garantizar el seguimiento de las donaciones pendientes de distribuir y para asesorar a las familias afectadas para que recuperen la normalidad.