Los Al Thani, citados a declarar bajo amenaza de orden de detención

Los Al Thani, citados a declarar bajo amenaza de orden de detención

El jeque Abdullah Al-Thani y sus tres hijos, Rakan, Nasser y Nayef, han vuelto a ser citados a declarar en la causa abierta a raíz de la querella presentada por la Asociación de Pequeños Accionistas por la supuesta gestión irregular del Málaga CF, entidad de la que estos han sido apartados a favor de una administración judicial. La comparecencia será el 15 de abril y en caso de no acudir la ausencia podrá convertirse en orden de detención. 

Ahora, la instructora del caso señala que estos quedan citados a través de su representación procesal, que ya se encuentra debidamente personada en las actuaciones y les advierte del "expreso apercibimiento que en caso de incomparecencia injustificada la orden de comparecencia podrá convertirse en orden de detención".

La titular del Juzgado de Instrucción número 14 de Málaga acordó la pasada semana la administración judicial del Málaga CF y de Nas Football por un periodo de seis meses, prorrogable; al tiempo que fijo que la familia Al-Thani --el jeque como presidente de la entidad y sus tres hijos como miembros del Consejo de Administración-- pagaran una fianza civil de 5,4 millones de euros.

En esta causa se investigan delitos de administración desleal y apropiación indebida --que se ampliaría a blanqueo de capitales-- contra el jeque y tres de sus hijos, quienes, según los informes policiales, habrían tomado decisiones económicas "exclusivamente en su propio interés y con abuso de las funciones que les correspondían", pese a conocer "la dificilísima situación por la que atraviesa" el club.

La jueza señala que el análisis de la documentación hace pensar que "de forma inicial y provisional" Nas Football es "una figura jurídica instrumental que solo sirve para tratar de ocultar y apantallar la persona física de su socio y administrador único, quien junto con sus hijos, miembros del Consejo de Administración del Málaga CF se han servido en su propio y único beneficio, perjudicando de forma grave el patrimonio de la sociedad deportiva".

Así, apunta a que indiciariamente las actividades en apariencia "fraudulentas y en perjuicio evidente de la sociedad deportiva, al menos en este momento procesal que es aún muy inicial, se sospecha que se habrían llevado a cabo a través de traspasos de efectivo y líquido entre sociedades pertenecientes a la familia Al-Thani, lo que ha implicado utilización indebida de fondos societarios para actividades privadas de los consejeros" de ambas sociedades.

Indica que los querellados "han dispuesto, con apariencia indiciaria de fraudulencia, de bienes y derechos" del Málaga y han firmado en nombre del club y a favor de la entidad Nas Football varios préstamos, que, supuestamente, "vienen a encubrir salidas de efectivo de las dos sociedades para el pago de actividades privadas de los consejeros, como sería, a título de ejemplo, viajes, hoteles, agencias de viajes, viviendas particulares, adquisición de vehículos privados, etcétera...".

Desde la toma de posesión del administrador judicial, que asumió la gestión de las sociedades del Málaga y de Nas Football, fueron apartados todos los miembros del Consejo de Administración, incluido el presidente querellado y secretario no consejero, tanto de la entidad deportiva como de la otra.

Esta medida cautelar se tomó después de que la Fiscalía se mostrara a favor de la misma, al apuntar que el informe inicial remitido por el grupo encargado de la investigación apuntaba, tras el estudio y análisis de la contabilidad y otra documentación examinada, "la existencia de una actuación constante en el tiempo por parte de los querellados en su calidad de miembro del Consejo de Administración de la entidad de ejercicio de poder desleal y abusivo en la gestión y dirección de la mencionada entidad".

Al-Thani quiere que Shaheen vigile al administrador judicial

No es la única noticia en cuanto a tribunales se refiere ya que la defensa de Al-Thani ha llevado a cabo el recurso de apleación contra la Audiencia Provincial de Málaga tras la nueva realidad judicial que vive el club tras las medidas cautelares determinadas por la magistrada del juzgado de instrucción número 14 de Málaga en la que la tutela del Málaga CF queda en poder de José María Muñoz. Asimismo, la defensa de Al-Thani pide que Richard Shaheen vigile y supervise las decisiones que está tomando el economista y abogado malagueño desde que el pasado viernes ya actúa con plenos poderes en el interior de La Rosaleda como administrador judicial.