Contenidos

Noticia

El 1x1 del empate malaguista ante la UD Las Palmas

El 1x1 del empate malaguista ante la UD Las Palmas

Munir fue sin duda el mejor del encuentro, al detener dos goles casi cantados de Rubén Castro. Juanpi, Luis Hernández y Lombán, el autor del gol, fueron los actores secundarios del partidazo del marroquí.

Munir: (9) Soberbio el melillense. Evitó con paradones los disparos que pudieron significar la derrota de su equipo.

Ismael: (5) La tarjeta amarilla y el problema de las fichas de filial dejaron en la caseta al joven lateral malaguista que volvió a cumplir.

Luis Hernández: (7) En su línea de seguridad de partidos anteriores y creciendo con su equipo.

David Lombán: (7) Gran trabajo aunque pudo hacer más en el gol de Las Palmas y marcó un gran gol que supuso el empate y el segundo en liga de cabeza del central.

Juankar: (5) Se le fueron altos algunos centros pero en defensa y en intentos su nota es de aprobado.

Luis Muñoz: (6) Keidi Bare le libera del trabajo sucio y en su línea habitual de calidad y solvencia.

Keidi Bare: (6) Vió muy pronto la tarjeta amarilla tras un error de Juanpi en la medular. Para evitar males mayores entró Hicham para buscar más el ataque. No le gustó nada el cambio y lo pagó con el banquillo. Mal gesto. 

Tete: (6) Sigue aportando a su equipo y cada vez es más importante en el esquema del entrenador.

Juanpi: (7) Que le falta puntería y gol es algo que sabemos, pero llevó al equipo en la recta final a una victoria que no llegó

Pacheco: (6) Le faltó regularidad, pero los mejores minutos de la segunda mitad fueron gracias a él.

Sadiku: (6) Mucha pelea y briega durante los 90 minutos, aunque sigue con la persiana bajada en el remate. Ansiedad típica del delantero cuando no moja. 

Cifuentes: (5) Jugó toda la segunda mitad en el lugar de Ismael y su trabajo no desentonó.

Hicham: (6) Entró en el 59 por Keidi Bare y llevó peligro y velocidad a la meta contraria. Tuvo un buen disparo que casi entra a puerta. 

Boulahroud: (sc) Entró en el 86 por Pacheco y a penas tuvo tiempo para nada.