La auditoría del Málaga CF refleja un incremento de tres millones en los préstamos a externos

La auditoría del Málaga CF refleja un incremento de tres millones en los préstamos a externos

La empresa Ernst & Young ha elaborado, otro ejercicio más, la memoria de las cuentas anuales de la entidad de Martiricos correspondiente al ejercicio fiscal terminado el 30 de junio de 2019 y corroboran la delicada situación financiera del club blanquiazul donde incluso especifican que existen dudas significativas sobre la capacidad económica de la sociedad anónima deportiva para continuar en funcionamiento como empresa. 

Este mismo lunes se ha dado a conocer la publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil la citación de la Junta General de Accionistas del club para el 2 de abril. Una decisión esperada desde hace tiempo por parte de los pequeños accionistas y que ahora tras la llegada del administrador judicial no se ha dilatado más en el tiempo. Este hecho ha permitido conocer a los accionistas el estado de las cuentas anuales correspondiente al ejercicio fiscal que va desde el 1 de julio de 2018 a 30 de junio de 2019.  Es decir la primera temporada del equipo blanquiazul en Segunda División. 

El extenso informe, al que ha tenido acceso 101 Televisión y que ha realizado la prestigiosa firma Ernst and Young como auditor independiente, viene denunciando la delicada situación financiera y la incertidumbre material que mantiene el club blanquiazul desde hace dos ejercicios fiscales. Evidentemente, no incluye ninguna información relativa al auto dictado por el Juzgado de Instrucción número 14 de Málaga por lo que no les ha sido posible concluir acerca de los efectos pudieran derivarse de estas cuentas anuales. 

Como dato más significativo y recogido en la memoria es que la sociedad anónima deportiva mantiene saldos a cobrar con partes vinculadas, es decir préstamos a externos, por un importe total de 7,3 millones de euros. Una cuantía que se ha visto incrementada casi en tres millones con respecto al anterior ejercicio auditado. El Málaga CF, al 30 de junio de 2019 mantiene saldos a cobrar con partes vinculadas por un importe total de 7,31 millones de euros, de los que 6,151 millones de euros figuran registrados en el activo corriente".

El detalle de los saldos con partes vinculadas, es decir los préstamos a externos, es bastante significativo puesto que recoge como éstos han aumentado casi 3 millones de euros a fecha 30 de junio de 2019. Tal y como recoge el balance de situación se ha pasado de unos 5,5 millones a los 7,3 del último ejercicio auditado. Unos préstamos y líneas de créditos que en ningún supuesto han barajado los Al-Thani su devolución tal y como recoge el auto de la jueza de instrucción número 14 de Málaga. 

La delicada situación financiera y económica también queda reflejada en este informe. Ernst and Young va más allá y habla de un futuro “que puede generar dudas” y pone sobre la mesa la no viabilidad de la sociedad conforme a la gestión analizada. Una circunstancia que junto con otros hechos indicados en la memoria indican la existencia de una incertidumbre cuyas consecuencias podrían ser la falta de “capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento”

En cuanto al estado de ingresos y gastos reconocidos correspondientes al ejercicio analizado, las cuentas reflejan que el club ha tenido unos beneficios de 1,6 millones de euros frente a los casi 11 (10,7) que obtuvo en el ejercicio 2017/ 2018. 

De hecho y tal como recoge el escrito, a pesar de los beneficios obtenidos por la sociedad en los últimos años, el importe de éstos ha disminuido de manera significativa desde que el Málaga se encuentra en Segunda División. De hecho, la cifra de ingresos se ha visto significativamente impactada desde el descenso de categoría y al no lograrse el ascenso el presupuesto de ingresos para el próximo ejercicio, es decir, 2019/2020 contempla una fuerte contracción en la cifra neta de ingresos hasta los 17,8 millones de euros y una reducción en el gasto de la plantilla deportiva hasta los 8 millones de euros.

No hay nada más que ver la cuantía percibida en derechos de televisión del último año en Primera División que fue de 53,4 millones de euros frente a los 9,9 del primer año en la categoría de plata. En cifras generales, se pasó de unos ingresos de 69,8 millones en cuanto a la cifra de negocios frente a los 20,7 del ejercicio 2018/2019.  

Aunque el Málaga ha puesto en marcha ese plan de reducción de costes de estructura y de adaptación del coste de plantilla deportiva a la nueva situación, existe una desviación (aumento del límite) en el coste de la misma respecto al presupuesto aprobado por la Liga y en consecuencia las previsiones de la tesorería actualmente que ha podido manejar el club denotan la existencia de “tensiones para atender los compromisos de pago a corto plazo” Otras de las curiosidades y es que la estructura del club apenas se modificó a pesar de la nueva realidad deportiva y es que tan sólo se redujeron en 18 personas los puestos en cuanto al personal de la sociedad, de 303 a 285.