Contenidos

Noticia

Sánchez pide apoyo a los presidentes autonómicos para un Pacto de Reconstrucción

Sánchez pide apoyo a los presidentes autonómicos para un Pacto de Reconstrucción

Dice que su propuesta es de "de corazón y buena fe" aunque entiende que haya discrepancias como el grado de contundencia de respuesta económica  

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha manifestado este domingo a los presidentes de las comunidades autónomas la "necesidad de un Pacto de Reconstrucción Económica y Social" una vez pase la amenaza de la pandemia de coronavirus y les ha invitado a formar parte de él porque, a su juicio, hay que transmitir un "mensaje de coordinación, colaboración y cooperación" y así enviar un mensaje a los ciudadanos de que actúan "juntos" instituciones y partidos.

Según han informado fuentes autonómicas, Sánchez ha explicado que el Gobierno quiere que "todos los sectores representativos de la sociedad estén presentes en la elaboración de este acuerdo nacional", esto es, los partidos políticos presentes en el Congreso, los gobiernos de comunidades autónomas, y los agentes sociales y económicos.

Tal y como les ha dicho Sánchez al inicio de la quinta videoconferencia que ha mantenido con los presidentes autonómicos desde que se decretó el estado de alarma, "en un Estado tan descentralizado como el nuestro, no tendría ningún sentido hacerlo sin las comunidades autónomas".

Tras destacar que hace su propuesta "de corazón y de buena fe", el jefe del Ejecutivo les ha trasladado que es "primordial" enviar un "mensaje de coordinación, colaboración y cooperación", ya que, aunque entiende que hay "discrepancias" en algunas cuestiones como el grado de contundencia de la respuesta económica y social, "es importante que la ciudadanía vea a todos los partidos e instituciones juntos".
 

Críticas de presidentes del PP



Pero la propuesta de Sánchez ha sido recibida con críticas por algunos presidentes autonómicos del PP y por el presidente vasco, Iñigo Urkullu, que le han reprochado que no cuente con las comunidades autónomas para tomar las decisiones.

Este ha sido el caso del presidente andaluz, Juan Manuel Moreno o de la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quienes se han quejado de la falta de claridad, de liderazgo y de estrategia en el Gobierno para organizar la respuesta a la pandemia.

Moreno incluso le ha apuntado que si escuchara a las CCAA podría evitar algunos problemas innecesarios y tanto él como Ayuso han puesto encima de la mesa el aluvión de dudas que hay entre los ciudadanos sobre la decisión de retomar mañana la actividad de actividades no esenciales, sobre todo sobre el uso de mascarillas y guantes.

También el presidente de Castilla y León, Alfonso Fenández Mañueco, se ha quejado de no conocer las decisiones por los cauces establecidos con el Gobierno, sino a través de los medios de comunicación y ha pedido aportar entre todos para fortalecer al Estado autonómico.

En cuanto a los pactos que ha propuesto Sánchez para la Reconstrucción, unos segundos pactos de la Moncloa, algunos presidentes autonómicos del PP le han recriminado que les pida adhesión sin concretar nada. Por ello, han reclamado que el Gobierno concrete primero lo que propone o quiere hacer para después poder manifestarse al respecto.
 

Urkullu y Torra



Y en esa misma línea ha ido el lehendakari Iñigo Urkullu, quien ha exigido "certezas" sobre los acuerdos de Estado que plantea Sánchez. Aunque ha ofrecido la colaboración del Gobierno vasco, ha dejado claro que "antes de debatir sobre su envoltorio, deberíamos trabajar los contenidos específicos que nos ayuden a valorar propuestas y respuestas eficaces con una mirada a medio y largo plazo", ha añadido.

Además, se ha quejado largamente de las formas del Gobierno y ha dicho que cada vez le resulta "más difícil soportar esta permanente escenificación" a la que recurre el Gobierno de Pedro Sánchez, y le ha pedido "certezas" sobre sus planes ante la pandemia del coronavirus, que el trabajo sea más "cooperativo" con las CCAA, con una comunicación fluida y anticipada.

Por ello, le ha reclamado una "reconsideración urgente" sobre el formato y método de trabajo "no compartido", porque "no es admisible la desorientación que provocan", y le ha exigido claridad respecto a la 'desescalada', el 'plan de vuelta a la normalidad' y los supuestos acuerdos de Estado, que a su juicio, deben hacerse "desde la especificidad y la singularidad".

Estas quejas han venido precedidas de una carta que ha enviado el presidente catalán, Joaquín Torra, a Pedro Sánchez en la que le pide los "informes sanitarios y epidemiológicos" en los que se ha basado para ordenar el cese del confinamiento total.

En la carta, Torra reiteraba su petición de no levantar el confinamiento: "Vistos los datos epidemiológicos actuales en Catalunya, resulta necesario adoptar nuevas medidas que continúen limitando el contacto entre ciudadanos, protegiendo así a la población del riesgo de contagio". Y ha reiterado sus quejas durate la reunión.
 

No se ha iniciado ninguna desescalada



Esta carta y también las quejas han propiciado que el presidente del Gobierno haya querido dejar claro que no se ha empezado una desescalada de las medidas. Así, ha señalado sobre la nueva prórroga del estado de alarma, en el que determinados sectores productivos reanudarán su actividad, que es "importante" trasladar a los ciudadanos que "no se van a relajar las medidas", que continúa el "confinamiento" y que "no se ha iniciado ninguna desescalada".

El jefe del Ejecuivo también ha recordado que el Gobierno repartirá a partir de este lunes diez millones de mascarillas en los espacios públicos de transporte "más importantes del país", pero ha querido dejar claro que se trata de una recomendación específica que no sustituye a las anteriores prioridades.

El reparto lo harán las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y locales y con colaboración de efectivos de Protección Civil y ha incidido en que la recomendación es que todas las personas que puedan desplazarse en vehículo privado al trabajo así lo hagan, evitando así los traslados en trasnporte público.

El presidente del Gobierno también ha resumido a los dirigentes autonómicos el acuerdo del Eurogrupo que se celebró la semana pasada y por el que las medidas aprobadas suman un esfuerzo colectivo de medio billón de euros, según las citadas fuentes.
 

Demasiado tarde la convocatoria del Consejo Europeo



Sánchez ha indicado que el Eurogrupo aprobó este instrumento de apoyo para "mitigar los riesgos de desempleo", una propuesta realizada por la Comisión Europea por la que se emiten bonos en mercados internacionales. En su opinión, se trata de un "instrumento positivo" que supone un "primer paso para la mutualización europea".

También, ha añadido, implica una línea para garantizar la liquidez a las empresas del Banco Europeo de Inversiones con hasta 200.000 millones de euros en garantías, alineado con los 100.000 millones que el Gobierno ha dispuesto a través del ICO.

Según el jefe del Ejecutivo, algunos países del Eurogrupo quisieron imponer una condicionalidad macroeconómica que en su opinión, "no tiene justificación en este momento", una postura que rechazaron tanto España como Italia y que llevó a que finalmente no exista esa condicionalidad. Sánchez ha garantizado que este mecanismo es una red de seguridad excepcional que pretende no utilizar y por eso se ha creado esta línea específica para el Covid-19 a la que acogerse sin condiciones de ajuste futuro.

El presidente ha indicado que el fondo de recuperación ofrecerá financiación para los próximos siete años y ha informado a los dirigentes de comunidades y ciudades autónomas que el Gobierno defenderá un "volumen de fondos ambicioso, sentando las bases para el desarrollo de la agenda social, verde, digital y de creación de empleo".

En todo caso, el jefe del Ejecutivo ha dicho en la videoconferencia que habrá que ver el resultado final del Consejo Europeo previsto para el próximo 23 de abril, una fecha que, en su opinión, se ha fijado demasiado tarde.