El Gobierno aprobará el martes un plan de desconfinamiento asimétrico

El Gobierno aprobará el martes un plan de desconfinamiento asimétrico

Avisa a los políticos que se vean "tentados de correr" y "saltarse las reglas" que se contengan por su bien y el de los demás

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que el martes el Consejo de Ministros aprobará el plan de desconfinamiento del país para su aplicación a partir del mes de mayo, un plan que se aplicará de manera asimétrica en el conjunto del país y a distintas velocidades pero que decidirá y coordinará el Ejecutivo. Además, ha pedido a aquellos que se vean "tentados de correr" y "saltarse las reglas", que se contengan por su bien y el de los demás porque si uno cae lastimaría también a los demás.

Así lo ha asegurado en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, justo un día antes de que se reúna con los presidentes autonómicos para trasladarles estos criterios. Por lo pronto, ha anunciado que a partir del 2 de mayo se podrá salir para hacer deporte de forma individual y a dar paseos con las personas con las que convivamos si "la evolución de la epidemia es favorable".

Sánchez ha querido dejar claro que todos los territorios no avanzarán a la misma velocidad "pero sí con las mismas reglas" porque el virus "no atiende a lindes administrativas". Así, ha explicado que el proceso de desesecalada se regirá por unos indicadores que se tendrán que cumplir y que serán "accesibles al público", para que los ciudadanos conozcan "los criterios objetivos" que se van a ir aplicando.
 

"Pequeños alivios desde mañana"


El jefe del Ejecutivo ha explicado que, aunque se mantendrá la regla general del confinamiento, empezarán desde mañana mismo a "introducir pequeños alivios" como por ejemplo las salidas de los niños menores de 14 años.

"Es importante que este paso lo demos siguiendo a rajatabla todas las reglas que se han hecho públicas y también las medidas de protección e higiene antes, durante y después de las salidas", ha reclamado, para avisar que "conviene no subestimar el enemigo" que tienen enfrente porque el virus tiene una "alta capacidad de contagio".

Ha explicado que si esas reglas se cumplen ya entrado mayo puede plantearse la etapa de la "transición" y la "desescalada", que pasan por una serie de pautas: refuerzo de las capacidades de asistencia sanitaria; actualizada información sobre la evolución de la epidemia; identificación y rastreo de las fuentes de contagio; y seguimiento riguroso de las reglas de higiene.

Sánchez ha indicado que esta etapa, "plagada de riesgos y de peligros", debe hacerse en "estrecha coordinación" con autonomías y ayuntamientos, siendo "muy prudentes" dado que no disponen de un "manual infalible ni una hoja de ruta definida".

"Estamos enfrentándonos a algo desconocido y no hay ningún país que haya completado el proceso de desescalada hacia esa nueva realidad y esa nueva normalidad", ha manifestado, para insistir en que no cuentan con "certezas absolutas" sobre cómo transitar en esta desescalada. De hecho, ha dicho que quién crea que lo sabe todo de esta epidemia no aprenderá nada.

Unas horas antes de su reunión con los presidentes autonómicos, Sánchez ha subrayado que esa desescalada debe ser "gradual", de forma que no recuperarán de golpe toda la actividad y movilidad social sino que lo harán por etapas. Según ha dicho, en dada campo de actividad se fijarán pasos sucesivos y las actividades se recuperarán por etapas y "bajo condiciones y limitaciones que irán variando con cada avance sucesivo" que se vaya dando.

Aparte de gradual, ha señalado que la desescalada será asimétrica, en función de los territorios, dado que hay zonas en los que el virus parece "haber pasado de largo". "La pandemia no ha golpeado a todas las zonas con la misma intensidad y por tanto la desescalada tiene que ser asimtrética y diferenciada en función de los territorios", ha abundado.

En tercer lugar, ha asegurado que esa transición a la normalidad debe ser "coordinada" y se regirá "por unas mismas reglas". "Aunque se apliquen velocidades diferentes y en espacios distintos, se verán con mismas reglas", ha manifestado, para añadir que el virus no distingue de "lides administrativas" ni "fronteras interterritoriales".
 

Cuadro de mandos integral y marcadores


Por eso, ha señalado que todo el proceso de desescalada se regirá por "un mismo cuadro de mandos integral para el conjunto del país" y que contará con varios marcadores que serán valorados desde el punto de vista cuantitativo y cualitativo y que serán accesibles al público. Según ha añadido, cualquier ciudadano podrá conocer así los criterios objetivos en los que se van a basar las autoridades públicas para fundamentar las decisiones políticas que van a regular el camino hacia esa nueva normalidad.

"En la desescalada no avanzaremos todos a la misma velocidad pero sí lo vamos a hacer con las mismas reglas. La máxima será una: entramos juntos y vamos a salir juntos como país", ha enfatizado, para reiterar que debe hacerse "en equipo" y consolidando los pasos anteriores antes de ir avanzando.

Tras afirmar que deben ir "todos de la mano, trabajando codo con codo y arrimando el hombro", ha apelado a la unidad y ha pedido evitar entrar en una "suerte de carrera por el descenso y en competir por ver quién lo hace más rápido y llega antes al pie de la montaña".

Aunque ha dicho que algunos territorios pueden verse tentados a correr e incluso a saltarse las reglas, les ha avisado que deben "contenerse por su bien y por el bien de los demás" porque si uno cae no solo se "lastimaría él sino que podría arrastrar al resto".
 

Más de tres semanas preparando este plan


Tras reiterar que la "prudencia" debe ser la guía en esta fase, ha señalado que este plan de desescalada, en el que llevan trabajando con "mucha antelación y desde hace más de tres semanas", se aprobará en el Consejo de Ministros del martes y que después él mismo lo presentará públicamente.

Sánchez ha pedido evitar la división y el enfrentamiento y ha avisado que aún quedan "momentos y tiempos duros". "Mi empeño personal como presidente es sumar a todos para que toda la sociedad gane porque la reconstrucción social y económica es nuestro único horizonte, la unidad es nuestro camino y no dejar a nadie atrás es nuestro deber", ha manifestado.
 

El Gobierno no recentraliza sino que coordina


Después de que presidentes como el de la Generalitat, Quim Torra, haya anunciado que pedirá mañana a Sánchez aplicar su propio plan y hayan rechazado la centralización, Sánchez ha afirmado que el Gobierno "lo que hace es coordinar y no recentraliza".

En este punto, ha insistido en que la coordinación es "fundamental" porque el virus "no atiende a lindes administrativas". "Es importante arrimar el hombro y dejar atrás otras cuestiones que nada tienen que ver con la lucha contra la pandemia", ha dicho, para añadir que hay que "anteponer la salud pública y salvar vidas a cualquier otra consideración"

Sánchez ha dicho que quiere escuchar los planes y propuestas que le expongan las autonomías y los va a "tener en cuenta". Y el lunes, ha proseguido, habrá una reunión técnica antes del Consejo de Ministros del día siguiente.

Eso sí, ha insistido en que todos deben ser "cautelosos" porque esto no es una "carrera" a ver quién llega primero y quién abre un centro comercial o algunos negocios sino que se trata de que lleguen "todos a la meta" dado que no se pueden permitir que si hay un rebrote del virus se ponga en "riesgo el sistema nacional de salud"

Además, Sánchez ha afirmado que España no va a dar a la desescalada una "respuesta lineal" como han hecho otros países sino que se va a definir con el cuadro de mando y una serie de indicadores objetivos para ir transitando a una nueva normalidad "en función de distintas fases".