El Colegio de Enfermería rechaza la reducción de profesionales en la normalización de la atención.

El Colegio de Enfermería rechaza la reducción de profesionales en la normalización de la atención.

El Colegio de Enfermería de Málaga considera necesario el mantenimiento de todos los profesionales contratados en este momento y que han prestado sus servicios durante la pandemia por COVID-19


Se rechaza la reducción del número de profesionales de enfermería y la aplicación del plan funcional para la atención sanitaria.

Según se ha puesto en conocimiento del Colegio, el día 30 de abril finalizan los contratos de aquellos profesionales de enfermería que se encuentran bajo la denominación de "estructurales o eventuales", ha explicado la institución en una nota de prensa.

Además, las contrataciones realizadas con motivo de la pandemia por COVID-19, podrán renovarse según criterio del empleador, esto es, de los directores gerentes de cada centro sanitario, indica el Colegio.

"Se renovarán según las necesidades", tal y como figura en el Real Decreto, reduciendo considerablemente una plantilla de profesionales de enfermería que deberán enfrentarse al aumento previsto en la demanda asistencial y a la atención de enfermos contagiados "que ha variado su casuística, pero no ha desaparecido".

Ante esta situación, el Colegio ve necesario el mantenimiento de todos los contratos atendiendo a consideraciones como que la incidencia de personas afectadas por el COVID-19 ha variado su casuística, pero no ha desaparecido. Se continua prestando atención a enfermos contagiados y para ello, se necesitan a profesionales que disponen de conocimiento y experiencia.

El plan funcional de vuelta a la normalidad de la asistencia sanitaria requiere una dotación de personal dedicada a esta planificación, que no debiera ser compartida con los que cuidan directamente a los afectados, añade el Colegio.

Asimismo, ha recordado que la pandemia no ha desaparecido, los técnicos prevén un incremento de la demanda asistencial como evolución de cualquier enfermedad contagiosa, y se establece la necesidad de mantener reservados espacios para hacer frente a ello, así como de la dotación de recursos humanos necesarios.

Asimismo, otro factor a tener en cuenta es que el contagio de profesionales sanitarios ha provocado una disminución de las plantillas y la dificultad para sustituir a dichos profesionales.

Por dichos motivo, el Colegio, que representa a más de 7.000 enfermeras malagueñas, solicitó a la Dirección General de Personal del Servicio Andaluz de Salud que se tuvieran en cuenta sus consideraciones, sin que hasta el momento se haya recibido respuesta alguna.

"Entendemos que en el momento actual no nos podemos permitir la licencia de disminuir el número de profesionales de Enfermería con experiencia y conocimiento en el cuidado de enfermos afectados por COVID-19 y todo lo que ello implica", exponen desde la dirección del Colegio de Enfermería.