Diego González, desde su domicilio gaditano, añora "entrenar con los compañeros".

Diego González, desde su domicilio gaditano, añora "entrenar con los compañeros".

El defensa Diego González afirmó este viernes, desde su confinamiento en el domicilio familiar de Chiclana de la Frontera (Cádiz), que echa "de menos entrenar con los compañeros" del Málaga, además de "pisar el césped y tocar el balón".


El jugador gaditano, en declaraciones facilitadas por el club malagueño, indicó que en su casa tiene "un poquito de césped", pero que "claramente no es lo mismo" que trabajar en los campos de entrenamiento del estadio de La Rosaleda.

Diego González relató que diariamente dedica alrededor de dos horas y media al plan impuesto por el cuerpo técnico malaguista y que lleva "bastante bien entrenar en casa". "Estoy a gusto, no se me hace pesado, me pongo la música, la tele y lo llevo bien", admitió el central, quien explicó que el trabajo lo suele desarrollar en solitario, aunque su "padre se pone a veces con la bici al lado" y también su "madre con la música".

Diego González, de 25 años y que cumple la tercera temporada en el Málaga tras su período en el Sevilla FC, en cuyo primer equipo debutó tras su formación en el filial, en la actual campaña ha disputado veintidós partidos de LaLiga SmartBank y otro de la Copa del Rey.