El Ayuntamiento cuenta con un superávit de 48,6 millones y pide respuesta "inmediata" para usarlo

El Ayuntamiento cuenta con un superávit de 48,6 millones y pide respuesta "inmediata" para usarlo

Conde pide al Gobierno que permita a consistorios la utilización de esta partida de forma incondicionada para hacer frente a crisis

El Ayuntamiento de Málaga cuenta con un superávit de 2019 que alcanza los 48.637.199,25 euros. Esta partida procede del remanente positivo de tesorería obtenido de la liquidación del presupuesto del año pasado, una vez de detraídos los conceptos y partidas establecidos por ley.

El edil de Economía, Carlos Conde, ha explicado en rueda de prensa telemática que esta sería la cantidad a poder ser utilizada "si el Gobierno Central permitiera su uso íntegro de forma incondicionada y sin limitaciones". Por ello, ha pedido una respuesta "inmediata" del Ejecutivo para que se pueda usar para hacer frente a las consecuencias del COVID-19".

"No puede haber más dilación en la respuesta por parte del Gobierno central ante esta demanda", ha dicho, añadiendo que "cada día que pasa sin una decisión tomada, en este caso por el Gobierno, son semanas de respuesta positiva ante el coronavirus y de menor desgaste de la economía domestica y productiva".

"Creo que lo que se pide es algo sensato, que nadie duda", ha afirmado, incidiendo en que ningún malagueño "entendería que este ahorro fruto de la gestión de la ciudad en la que todos hemos contribuido finalmente no le pudiéramos dar uso".

El Ayuntamiento de Málaga, como ya ha expresado desde que comenzara la crisis sanitaria del coronavirus, quiere destinar el superávit como complemento para continuar reforzando y ampliando tanto las políticas prioritarias de acción y protección social como las medidas que contribuyan a anticipar la reactivación económica, al tiempo que a seguir prestando servicios públicos de calidad.

De igual modo, ha recordado que además de atender la situación actual, se está trabajando en la reestructuración del presupuesto de este año "para anticipar y afrontar el corto y medio plazo de la ciudad, priorizando la respuesta social a familias y colectivos más vulnerables y la recuperación del tejido empresarial y productivo".

Por ello, ha insistido en la necesidad de que se posibilite a los consistorios, como administraciones más cercanas a la ciudadanía, hacer una utilización íntegra de esta partida sin condicionantes de uso ni restricciones de destino que están actualmente en vigor, y poder aplicarlo a medidas, subvenciones y a las acciones mencionadas.

Conde ha recordado que ya el alcalde, Francisco de la Torre, envió una carta a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y remitida también al presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, el pasado 29 de marzo, solicitando, entre otros, que el Ejecutivo, a la mayor brevedad posible, adoptara medidas encaminadas a permitir el uso del remanente y del superávit presupuestario y se modifiquen los criterios para el cálculo de la regla de gasto, para atender los efectos económicos, financieros y presupuestarios contemplados.

"A día de hoy no hemos recibido respuesta a esta misiva del alcalde del 29 de marzo, pero tampoco tenemos constancia de que a la FEMP hayan contestado positivamente", ha lamentado, insistiendo que con ese superávit presupuestario "queremos seguir reforzando y ampliando todas las políticas sociales de los que peor los están pasando en esta situación; además de para anticiparnos para la reactivación económica" y "seguir prestando servicios públicos de calidad".

Conde ha incidido en que el Gobierno contempla, conforme al Real Decreto-ley 11/2020, adelantar un 20 por ciento del destino del superávit para gasto social. En el caso del Ayuntamiento de Málaga, ha explicado Conde se podrían dedicar unos 8,77 millones de euros a gasto social --20 por ciento del superávit tras ajuste preceptivo-- y el resto, unos 39,86 millones de euros, a amortización anticipada de deuda.

"En este caso no estamos pidiendo dinero, que también podríamos pedirlo para un refuerzo económico, que también lo pasamos mal; estamos pidiendo permiso y autorización para poder utilizar nuestros ahorros en cuestiones que entendemos necesarias", ha advertido Conde, insistiendo en la libertad de uso del ahorro sin restricción ni limitación: "No puede haber más dilación en la respuesta por parte del Gobierno central ante esta demanda".

También tras valorar el esfuerzo realizado en reducción de deuda en los últimos años y la gestión del Consistorio, ha recordado que es la segunda de las grandes capitales españolas (con población superior a 500.000 habitantes) menos endeudada; si no se incluyen los préstamos por VPO, y se posiciona como la menos endeudada de estas ciudades.

"El Ayuntamiento considera necesario que el uso y el destino íntegro del superávit tenga otras aplicaciones prioritarias en esta situación de pandemia y de necesaria respuesta social y económica, frente a la obligatoriedad vigente de amortización de deuda", ha agregado Conde, que ha recordado que estas reivindicaciones en materia de financiación, que se llevan haciendo desde finales de marzo, también se han puesto de manifiesto en el seno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Por otro lado, sobre el hecho de que se haya podido dejar caer la posibilidad de que los ahorros de los municipios fueran destinados a uso del Gobierno central: "No estamos dispuestos a consentir que se nos aparte de ningún tipo de decisión", ha advertido, dejando claro que "todos tenemos que ser solidarios pero este ahorro de cada municipio podemos hacer buen uso de él".
 

Reprogramación del presupuesto




Por otro lado, Conde ha recordado que el Ayuntamiento de Málaga está trabajando en la reprogramación de gastos del presupuesto municipal de este año con el objetivo "de anticipar y reforzar las medidas de atención social y de estímulo económico de cara a la etapa tras la crisis sanitaria".

Además de atender la situación actual, ha incidido, trabajan en la reestructuración del presupuesto 2020 para afrontar el corto y medio plazo de la ciudad, priorizando, como hasta ahora, la atención social y la reactivación económica.

Con ese objetivo, el Consistorio malagueño elabora un informe que contemple la previsión de ingresos, los mayores gastos por la crisis sanitaria del coronavirus, así como los ahorros que en materia de gastos o recalendarización de actuaciones puedan producirse hasta final de año y motivados por la situación actual de estado de alarma.

En relación con la posibilidad de retrasar proyectos importantes de la ciudad, ha afirmado que se trata de recalendarizar "no eliminar inversiones". "Los proyectos de ciudad los tenemos claros y se trata de recalendarizar las inversiones para seguir desarrollando pero con capacidad real".
 

Pago a proveedores y medidas fiscales




Por último, ha recordado que el Ayuntamiento de Málaga, desde el inicio del estado de alarma, está implementando distintas medidas para favorecer la reactivación económica y de apoyo a empresas, pymes y autónomos.

Al respecto, ha agregado que hasta el 21 de abril ya se habían abonado unos 60 millones de euros de los recursos municipales para pagos a proveedores, subvenciones y transferencias; y, por otro lado, han activado un plan extraordinario de medidas fiscales con eliminación de cuotas y ampliación de plazos de pago en distintos tributos para dar facilidades a familias, empresas y autónomos.