Marín afirma que Andalucía está preparada para "asumir el mando" el 10 de mayo

Marín afirma que Andalucía está preparada para "asumir el mando" el 10 de mayo

El vicepresidente de la Junta insiste en que Andalucía tiene un "plan B" para la desescalada

El vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha garantizado este lunes que el Gobierno de Andalucía está preparado para "asumir el mando" a partir del 10 de mayo si finalmente no sale adelante la nueva prórroga del estado de alarma que solicitará el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el miércoles en el Congreso de los Diputados.

En rueda de prensa tras la reunión del gabinete de crisis de la Junta, Marín ha indicado que quieren trasladar a los andaluces que "Andalucía está preparada para asumir el mando el día 10 de mayo si finalmente no hay prorroga del estado de alarma, porque hoy lunes no sabemos si Pedro Sánchez tendrá los apoyos el próximo miércoles para decretar esa ampliación hasta el próximo día 26".

Ha querido dejar claro que Andalucía sí tiene un "plan B" para la desescalada, con una serie de criterios que no coinciden con los del Gobierno de España para poner en marcha ese "mando único si fuera preciso a partir del próximo día 10".

Como se recordará, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, manifestó ayer que no sería razonable prolongar el estado de alarma más allá de finales de mayo.

El vicepresidente ha mostrado su preocupación por las manifestaciones "desafortunadas" de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, advirtiendo de que medidas económicas podrían decaer si no se prorroga el estado de alarma y ha pedido una "rectificación" por unas palabras que han sonado a "amenazas".

"Los ERTE, los autónomos y la financiación de las comunidades no pueden ser rehenes para que el Gobierno obligue a los partidos a prolongar el estado de alarma", según ha dicho Marín, quien ha añadido que no se pueden vincular a las consecuencias sociales y económicas que va a tener el Covid la aprobación o no de la prórroga del estado de alarma.

En relación con el proceso de desescalada, ha expresado la preocupación del Gobierno andaluz por la "incertidumbre y el nivel de improvisación permanente al que somos sometidos los españoles" por parte del Ejecutivo nacional y ha criticado que, por ejemplo, hasta ayer por la tarde no se publicara en el Boletín Oficial del Estado cómo tienen que abrir hoy determinados establecimientos. "La improvisación no puede ser la norma por la que el Gobierno impone decisiones unilaterales", según ha apuntado.

Asimismo, ha pedido explicaciones al ministro de Sanidad, Salvador Illa, sobre esa posible desescalada por zonas en Cataluña y ha advertido de que las "negociaciones bilaterales" entre el Gobierno y una comunidad no pueden ser la vía para aplicar criterios de desescalada.

En cuanto al anuncio de Pedro Sánchez sobre el fondo de 16.000 millones de euros no reembolsable para las comunidades, el vicepresidente de la Junta ha mostrado su preocupación por que 10.000 millones no llegarían antes del segundo semestre del año, mientras que de los 6.000 restantes, 1.000 se distribuirían en función del criterio de población y los otros 5.000 por "otros criterios diferentes". Ha señalado que a la Junta le preocupa "enormemente cuáles son esos criterios" de los que Andalucía no tiene conocimiento.
 

25 distritos sanitarios


Marín ha insistido en que, a diferencia del Gobierno central, Andalucía sí tiene un "plan B" para la desescalada y que hay en este momento 25 distritos sanitarios que cumplen con todos los requisitos sanitarios para afrontar una "desescalada gradual y de forma controlada".

Ha indicado que Andalucía cumple con todos esos requisitos que el Gobierno central ha puesto sobre la mesa para que algunas comunidades "puedan abrir sus espacios": "Hablamos de más de 30.000 camas disponibles y de un porcentaje de menos de 10 positivos por cada 100.000 habitantes", al tiempo que se la Consejería de Salud ha elaborado ya un plan para la desescalada.

En el mismo, según ha añadido, se incluye un seguimiento epidemiológico o el mantenimiento de los circuitos hospitalarios para los pacientes que han dado positivo en Covid y para los que no son positivos. Ha apuntado que además hay un stock de material para, al menos, ocho semanas ininterrumpidamente, además del que se está comprando, para estar preparados ante un posible nuevo brote el próximo otoño.

Ha insistido en que tiene que haber unos criterios para que la población se mueva y la actividad productiva y el empleo se empiecen a recuperar y, por ello, es importante tener un "plan B".