Los mercadillos de Málaga piden reabrir "lo antes posible"

Los mercadillos de Málaga piden reabrir "lo antes posible"

Piden unas pautas a seguir comunes y garantizan la distancia de seguridad entre comerciantes

El presidente de la Asociación de Vendedores Ambulantes de Málaga (AVAM), Juan Rojas, ha reclamado a las administraciones poder abrir los mercadillos de la provincia "lo antes posible" y han asegurado que la distancia entre comerciantes "está garantizada".

Así, ha pedido a través de sendas cartas a la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y a la Dirección General de Comercio de la Junta de Andalucía que fijen unas pautas para la mayoría de los mercadillos. Así, pese a que cada uno tiene peculiaridades, a juicio de Rojas debería haber unas pautas a seguir porque lo contrario, ha dicho, "va en detrimento del comercio ambulante".

En este sentido, ha solicitado, en declaraciones a Europa Press, que se les considere "como lo que son", unidades comerciales porque en ellos se puede comprar de todo, advirtiendo de que se están encontrando, en el caso de la provincia malagueña, con "cerca de 100 disposiciones diferentes según cada ayuntamiento".

También ha pedido que se supriman las tasas hasta finales de año cuando la actividad se vaya retomando "y la gente vaya viniendo a comprar". Rojas ha recordado que llevan dos meses sin vender con familias que en muchos casos sí han cesado su actividad pero tienen problemas en el día a día.

"Hay familias que lo están pasando muy mal, llevan dos meses sin salir a vender y no entra dinero alguno y todos son autónomos". "Estamos profundamente preocupados por el paso atrás que supone la situación que estamos viviendo", ha apostillado Juan Rojas.

El presidente de AVAM ha recordado que el mercadillo es una unidad comercial: "No son puestos tratados individualmente sino que nos ponemos en una superficie todos y nos convertimos en una unidad comercial que da una oferta a sus consumidores y no nos pueden dividir".

También ha aclarado que el exigir dos metros y medio entre puestos de mercadillo ya se cumple con creces porque un comerciante, ha explicado, tiene una autorización de seis metros y el puesto de al lado, otros seis, y así sucesivamente.

"Lo normal es que se ponga en el centro y hay seis metros entre ellos, incluso podríamos poner una lona o toldo entre cada puesto pero decir, además, dos metros y medio más, implicaría reducir puestos pese a que la distancia está garantizada", ha recalcado el máximo responsable de AVAM.

En este sentido ha pedido que se negocie con cada ayuntamiento porque incluso dentro de un mismo municipio hay diferentes mercadillos y, por tanto, casuísticas distinas: "No es lo mismo el rastro de los domingos de la capital, donde hay muchísimo espacio; que el de Miraflores de los Ángeles, donde hay mucha estrechez". Por ello ha pedido que se negocie uno por uno para ver si se reúnen las condiciones "y si uno no puede pues no se puede pero no que por norma general se eliminen todos".

La propuesta enviada por los vendedores ambulantes malagueños incluye también como medida a negociar controlar, si fuera necesario, la afluencia de clientes, señalizando una única entrada y una salida.

Con lo que no están de acuerdo es con limitarlo al 25 por ciento: "Es cargárselo" y ha asegurado Rojas que las medidas sanitarias se adoptarían de acuerdo con las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, con la colaboración de los comerciantes ambulantes.

Rojas ha lamentado que se tenga una imagen del mercadillo como de "un montón de puestos apelotonados y con afluencia masiva pero en esta situación no va a ocurrir", de ahí las propuestas realizadas a las administraciones y a las que aún esperan respuestas.

Desde el pasado 12 de marzo las diferentes comunidades autónomas recomendaron a los ayuntamientos la suspensión de los mercadillos. Casi dos meses después, continúan sin actividad debido a la crisis derivada de la pandemia del COVID-19, lo que supone unas pérdidas de casi 300 millones de euros, según los datos del colectivo.