Sanidad autoriza el pase desde el lunes a la Fase I de Málaga y Granada

Sanidad autoriza el pase desde el lunes a la Fase I de Málaga y Granada

Este viernes, por primera vez en los últimos días, Sevilla ha presentado los peores datos de la evolución de la pandemia en Andalucía, por encima de Granada y Málaga

El Ministerio de Sanidad ha autorizado este viernes que las provincias de Málaga y Granada pasen desde el próximo lunes, 18 de mayo, a la fase I del plan de transición a la "nueva normalidad" de la crisis del coronavirus, sumándose así a las restantes seis provincias andaluzas, para las que el Gobierno ya autorizó hace una semana su promoción a esa etapa.

Así lo ha anunciado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en una rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa junto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien previamente ha presidido por videoconferencia una reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS).

La anterior decisión del Ministerio, conocida el pasado viernes, de mantener a Málaga y Granada en la fase cero del plan de desescalada al menos una semana más que el resto de provincias andaluzas generó controversia política y malestar en el Gobierno de la Junta -de PP-A y Ciudadanos (Cs)- prácticamente desde el mismo momento de darse a conocer.

Así, el presidente de la Junta, Juanma Moreno (PP-A), anunció minutos después de comunicarse la decisión del Ministerio que iba a pedir al Gobierno central que la "revisara", al tiempo que consideraba "difícil de entender que en otras comunidades se permita una desescalada por distritos sanitarios y en Andalucía no".

En los últimos días, desde la Junta de Andalucía -que la semana pasada solicitó el pase a la Fase I de las ocho provincias desde el lunes 11 de mayo, con determinadas restricciones en tres distritos sanitarios de Málaga y Granada- se ha venido insistiendo en la idea de que, en la decisión del Ministerio de Sanidad respecto a las provincias malagueña y granadina, habían primado criterios "políticos", ya que ambos territorios presentaban mejores indicadores de incidencia acumulada de casos positivos que otras provincias de comunidades como el País Vasco.

Este mismo viernes, en el transcurso de una visita a Motril (Granada), el presidente de la Junta ha remarcado que no existía "ningún dato objetivo" que limitase la posibilidad de que las provincias de Málaga y Granada en su conjunto pasaran a la fase I del plan de desescalada, recalcando que no se trata "de un empeño ni de querer correr", sino que son "datos objetivos".
 

Situación actual de la pandemial



En los últimos 14 días, la provincia de Málaga ha acumulado 55 casos de Covid-19 confirmados por PCR, cinco más que Granada, que ha registrado 50. Ambas se han situado por detrás de las provincias de Sevilla (62) y Jaén (58), y por delante de Cádiz (25), Almería (18), Córdoba (13) y Huelva, donde no se ha contabilizado ningún caso confirmado por PCR en las últimas dos semanas.

Este viernes, por primera vez en los últimos días, Sevilla ha presentado los peores datos de la evolución de la pandemia en Andalucía, por encima de Granada y Málaga. Así, Sevilla es la que registra más pacientes hospitalizados -63, 16 en UCI-, seguida por Granada -62, 15 en UCI-, y Málaga, con 60 ingresados, diez de ellos en la UCI.

No obstante, Granada sigue siendo la provincia andaluza que ha registrado más muertes por el Covid-19, con 278 -por delante de Sevilla y Málaga, ambas con 274-, y Málaga es la que acumula más casos positivos, incluidos asintomáticos, con un total de 3.983 desde el inicio de la pandemia -64 más en las últimas 24 horas-, mientras que Granada ocupa el segundo lugar, con 3.033 tras sumar 68 más según el balance de este viernes.

Granada, con 2.480 -68 más en las últimas 24 horas-, y Málaga, con 2.161 -63 más según los datos actualizados este viernes- son también las dos provincias andaluzas que encabezan el número de pacientes curados en la comunidad autónoma.

En lo que respecta a Andalucía en su conjunto, la tasa de incidencia del coronavirus en los últimos 14 días ha decrecido este viernes ocho décimas, hasta los 4,04 casos por cada 100.000 habitantes, más de cinco veces inferior a la media nacional, situada en 22,77.

Andalucía registra la tercera menor tasa entre las comunidades autónomas, sólo superada por Murcia, con 3,08; y Canarias, con 3,44 casos por 100.000 habitantes en las últimas dos semanas.
 

Actividades permitidas en la fase I



En la Fase I de la desescalada, se recomienda el teletrabajo siempre que sea posible, pero ya se permiten reuniones de un máximo de diez personas, y se autoriza la reapertura al público de todos establecimientos, locales minoristas y de actividades servicios profesionales con superficie igual o inferior a 400 menos cuadrados y una limitación de aforo del 30 por ciento.

Además, el ministro de Sanidad ha anunciado este viernes como novedad que los locales de más de 400 metros podrán abrir delimitando el espacio de atención al público a esa medida, cumpliendo con una serie de requisitos que se especificarán.

Asimismo, los ayuntamientos pueden decidir la apertura de mercados al aire libre a un máximo del 25 por ciento de los puestos que tenían autorizados con anterioridad, y se autoriza la reapertura de terrazas al aire libre. Las mesas deberán ser un 50 por ciento menos de las autorizadas el año anterior, con un máximo de diez personas por mesa o agrupación de mesas.

En la Fase I, también se autoriza la reapertura de bibliotecas y museos con limitación de actividades y aforo, así como de hoteles y establecimientos turísticos, siempre y cuando las zonas comunes permanezcan cerradas.

Igualmente, se permiten actividades de turismo activo y de naturaleza en grupos de hasta diez personas, y a las comunidades adaptar las franjas de actividad para paseos, actividad física, paseos para menores de 14 años a aquellas circunstancias climatológicas de sus territorios.

Además, Salvador Illa ha anunciado que se permitirán actividades de caza y pesca, así como que las comunidades autónomas determinen la apertura de los centros de día para garantizar la prestación del catálogo de servicios, o que valoren si es mejor prestarlo de otra forma, y todo ello en función de la situación sanitaria.