Málaga mantiene la moratoria de 5 años sobre la apertura de locales de ocio y restauración.

Málaga mantiene la moratoria de 5 años sobre la apertura de locales de ocio y restauración.

El Ayuntamiento de Málaga mantiene la moratoria de cinco años que limita la apertura de nuevos establecimientos de hostelería que no tengan ya ese uso, tal como queda expresado en la normativa en materia de control de ruidos que entró en vigor el pasado 22 de enero y en la que se delimita claramente las Zonas Acústicamente Saturadas.


Dichas zonas quedan sujetas a la aplicación de nuevas restricciones, tanto en materia de horarios como de la concesión de nuevas aperturas. Un total de 103 calles de la ciudad, 98 calles del Centro Histórico y cinco en el distrito de Teatinos conforman estas zonas, según ha explicado el Consistorio en una nota de prensa.

La norma detalla que "no se podrán tramitar nuevos expedientes de calificación ambiental para la apertura de establecimientos de primera instalación de ocio y esparcimiento". Lo que supone que no se admitirán nuevos expedientes de apertura. La medida tiene una vigencia de cinco años, aunque se revisará de forma anual con objeto de analizar el cumplimiento de los objetivos de calidad acústica.

Esto supone una ventaja para todos aquellos hosteleros que tengan arrendados los locales y que en estos momentos, tras dos meses de cierre sin ninguna actividad, estén renegociando con los propietarios de los inmuebles unos contratos de alquiler más flexibles que les permitan plantear la continuidad de sus negocios.

La concejala de Sostenibilidad Medioambiental, Gemma del Corral, afirma que: "ante la situación de crisis motivada por la COVID19, el ZAS es una herramienta legal que les permite una posición ventajosa en la negociación al tener en sus manos la posibilidad del traspaso de la actividad".

La edil añade que "me consta que el sector de la hostelería celebra contar con este marco legal que está ayudando en la reapertura de muchos de ellos. Esto supone un beneficio para la reactivación económica del sector y de toda la ciudad y además permite el equilibrio entre los intereses económicos del sector y el descanso de los vecinos, al mantener las medidas restrictivas respecto a horarios, dispensas y excepciones".

"No podemos olvidar que es una norma que pretende controlar los niveles de ruido para conseguir estar dentro de los objetivos de calidad acústica y eso es un beneficio para los vecinos", finaliza.

MEDICIONES Y HORARIOS

La normativa contempla la realización de mediciones de ruido que permitan comprobar la eficacia de las medidas adoptadas. Dada la excepcionalidad motivada por la crisis sanitaria COVID-19 éstas se llevarán a cabo previsiblemente a partir de mediados de 2021, ya que la merma actual de la actividad y las condiciones en las que ésta se retomará previsiblemente en los próximos meses no permitiría una medición realista de los niveles de ruido.

En este sentido, el Ayuntamiento, a través del Área de Sostenibilidad Medioambiental, está trabajado en la creación de una red permanente de monitorización del ruido del ocio que permita un seguimiento en tiempo real a medio y largo plazo.

Se recuerda que los expedientes que ya están en curso sí tendrán continuidad, por lo que se contempla la posibilidad de mantener el uso de ocio cuando se trate de un traspaso y se mantengan las mismas condiciones y características del anterior, situación que permitiría continuar con la actividad pero sujeta al cumplimiento de la nueva normativa y en el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica de Andalucía en materia de horarios y obligaciones.

Los horarios establecidos de obligado cumplimiento en las terrazas son: otoño/ invierno, de domingo a jueves hasta las 00.30 horas, y viernes y sábados hasta las 01.00 horas; primavera/verano, de domingo a jueves a las 01.00 horas, y viernes y sábados a las 01.30 horas.

La normativa contempla que estos horarios se puedan ver excepcionados en fechas como Semana Santa, Navidad, Carnaval y Feria, además de en otros 20 días adicionales, que quedarán establecidos al inicio de cada año.

Dadas las circunstancias actuales con numerosos aplazamientos y cancelaciones de la celebración de eventos, y habiendo excepcionado ya tres días para la celebración de la Copa del Rey en Málaga el pasado mes de febrero, restan 17 días que se concretarán cuando finalice el actual estado de alarma.