Nzosa cambia el guion y pide paso (78-81)

Nzosa cambia el guion y pide paso (78-81)

El estreno del pívot congoleño, con apenas 16 años, revierte la dinámica del partido en favor de los malagueños. Intimidó, anotó y acabó con 14 de valoración. Los de Luis Casimiro firman su primer triunfo del curso en Andorra gracias también al alto nivel ofensivo de Darío Brizuela y Francis Alonso. 

 Con sufrimiento pero con final feliz, el Unicaja respira aglo más de oxígeno tras el vital triunfo de los malagueños en la siempre difícil cancha de Andorra. Tuvo que pelear mucho el equipo malagueño que no sabía como darle la vuelta a la siempre ventaja de los locales. 

Luis Casimiro optó por dar entrada en el segundo cuarto a Nzosa que más allá del debut histórico para el propio congoleño, su presencia en la pista cambió el guion del choque. Este 27 de septiembre pasará al recuerdo en lo personal pero deja abierta la línea de la continuidad puesto que pese aún estar en esa fase de desarrollo y formación, Yannick Nzosa pide paso. Intimidó, anotó, taponó y permitió a los malagueños poner un plus en defensa. 

De hecho su primera canasta supuso la primera ventaja cajista. Un 36-38 que hacía creer en que la remontada empeazaba a gestarse. Así se fue al descanso el Unicaja que arrancó otra vez interminente y a remolque. Volvió de vestuarios con dudas, y a eso hay que añadirle varias técnicas inexistentes.  El equipo perdió el norte, mientras que Andorra aprovechó la situación para enchufar y apretar. Hannah lideraba a los locales y se marchaban los de Ibon Navarro 10 arriba (64-54)

Nzosa volvió a pista en el último cuarto y el Unicaja reaccionó. Se sumaron a esa mejoría actores secundarios como Mekel o Alberto Díaz en la dirección y con la artillería pesada Francis Alonso o Darío Brizuela. Empezaron a llegar los puntos y el Unicaja volvió a pelear por el triunfo con el 66-64. Se echó el partido a sus espaldas un Darío Brizuela que no falló y un triple de Francis Alonso dejaba a los de Luis Casimiro 73-77. Andorra no se rindió y quería seguir latiendo en un partido que parecía ganado tras la antideportiva pitada de Paulí sobre Alberto Díaz. Aun así, Hannah le dio más mordiente al partido con un triple y Abromaitis puso algo de suspense al fallar un tiro libre. Andorra dispuso de un triple para forzar la prórroga pero no entró. Sabor dulce el de esta victoria que puede suponer un cambio de dinámica pero que también dejará el momento histórico de un Nzosa que ya es un factor a tener en cuenta.