Joaquín Muñoz cumple su sueño

Joaquín Muñoz cumple su sueño

El extremo malagueño acaba firmando en el primer equipo de su ciudad tras no haber jugado nunca en el Málaga durante su etapa formativa. Manolo Gaspar logra, con su llegada, cerrar el equipo al completar las 18 fichas profesionales.   

Casi al límite, casi sobre la bocina. Así se fraguó el movimiento que cerraba el mercado blanquiazul. Una auténtica revolución estructural con casi 40 operaciones y cuyo desenlace fue la cesión, sin opción de compra, de Joaquín Muñoz procedente del Huesca con el que mantiene contrato hasta 2023. 

No tardó casi nada en expresar su alegría el joven extremo malagueño. Lo mostró en redes sociales. En su perfil de Twitter puso un Dreams come true, los sueños se hacen realidad, y es que Joaquín Muñoz Benavides por fin podrá vestirse de blanquiazul. No lo pudo hacer en su etapa formativa. Criado en Miraflores, Joaquín empezó a despuntar en La Unidad siendo benjamín y fue el Puerto Malagueño con Antonio Matez a la cabeza el que lo fichó. Allí evolucionó y maduró hasta la categoría cadete.
 




Su crecimiento era palpable y pronto el Atlético de Madrid pescó en la cantera portuense. 
Joaquín Muñoz puso rumbo al club rojiblanco pero no estaba solo. Allí se encontró con su hermano mayor Rafa. Joaquín destacaba por su velocidad, su verticalidad y por la facilidad de desborde. Ingresó en el Juvenil B y al año siguiente se doctoró con el Juvenil A consiguiente el triplete: Liga, Copa del Rey y Copa de Campeones. Con la entidad colchonera también saboreó la miel de la Youth League e incluso recibió la llamada de la selección española sub-17.

Era una estrella con gran talento y un futuro prometedor. Tuvo minutos de pretemporada con el primer equipo y le tocaba seguir creciendo con el filial. Allí coinicidió con su hermana Rafa e incluso jugaron juntos en la campaña 2017/2018 ante el Coruxo. El debut estelar con el primer de equipo de Simeone le llegó el año siguiente. Apenas un minuto en el terreno de juego. 

El Atlético de Madrid optó por su venta al Huesca. El club oscense lo fichó por cuatro años donde no terminó de mostrar la continuidad necesaria. Casualidades del destino su debut llegó ante el Málaga aunque su peso en el equipo seguía siendo testimonial por lo que fue cedido al Mirandés. Ahí sí mostró más continuidad: disputó 15 partidos y casi 750 minutos anotando un gol. 

Tras el retorno del Huesca a Primera y la falta de oportunidades, el club aragonés vio con buenos ojos la cesión del extremo malagueño. Pellicer contará ahora con un jugador versátil y que reforzará una posición que quedó coja tras la salida de Tete Morente. El técnico de Castellón tiene en esa posición a jugadores como Hicham, Yanis, Juan Cruz, Issa Fomba, Jairo y ahora Joaquín Muñoz. 

El Girona también se interesó pero el futbolista insistió hasta la saciedad en que su destino tenía que ser Málaga. Por fin vuelve a Málaga, por fin se podrá vestir de blanquiazul. Por fin los sueños se cumplen en realidad.