El juzgado cita este viernes a los investigados en la compra de acciones del Málaga

El juzgado cita este viernes a los investigados en la compra de acciones del Málaga

El Juzgado de Instrucción número 14 de Málaga, encargado del caso en el que se investiga a Abdullah Al-Thani y a sus tres hijos por supuestas irregularidades en la gestión del Málaga CF, ha citado a declarar este viernes en calidad de investigados a cuatro exdirectivos del club que fueron detenidos en su momento en relación con la compra de acciones.

La Policía Nacional detuvo a los que eran en el momento de los hechos que se investigan director general adjunto, asesor jurídico, jefe del Departamento Financiero del club y vicepresidente ejecutivo; y ahora la instructora los ha citado para que comparezcan en el juzgado este viernes desde las 10.00 horas, según consta en la providencia a la que ha tenido acceso Europa Press.

No obstante, el abogado del que era vicepresidente ejecutivo ha presentado en el juzgado un escrito instando al aplazamiento de la declaración de su cliente, ya que está en cuarentena en Líbano por haber tenido un resultado positivo en COVID-19.

La investigación realizada por la Policía Nacional sobre la gestión directiva y financiera del Málaga Club de Fútbol, a los efectos de obtener pruebas sobre supuestos delitos, reveló "operativas irregulares en relación con la compra de acciones de la entidad".

Fruto de las pesquisas se detectaron "irregularidades en la adquisición de acciones del Málaga CF, que fueron sacadas a pública subasta por la AEAT, y que habrían sido adquiridos en julio de 2015 por el entonces jefe del Departamento Financiero, utilizando supuestamente dinero de las arcas de la entidad, para, luego, transmitirlas a una sociedad vinculada con el expresidente del club, --el jeque Sheikh Abdullah Al-Thani--, "titular real último de dichas acciones".

Según informó en su momento la Policía Nacional, en dichas operativas relacionadas con la compra de acciones supuestamente estarían implicados algunos de los entonces cargos directivos y jefes de departamentos por su presunta responsabilidad en los delitos de defraudación y blanqueo de capitales.

En el transcurso de la investigación también se ha detectado como algunos de los investigados supuestamente "estarían relacionados con operativas fraudulentas en la venta de una docena de vehículos propiedad del club que, tras su venta a sociedades vinculadas con el entonces vicepresidente ejecutivo, fueron recomprados siete de ellos por el Málaga CF, suponiendo un perjuicio económico para la entidad".

Con anterioridad a las operativas irregulares en la adquisición de acciones y venta de vehículos, la investigación ya había revelado "disposiciones de fondos del Málaga CF por parte de los miembros del Consejo de Administración, de forma continuada en el tiempo, utilizadas para múltiples fines que atenderían a los intereses de la familia del expresidente o al de sus empresas y en ningún caso a los intereses de la entidad".

Tales disposiciones quedaron documentadas en préstamos que suman créditos que ostenta el club, apuntando, asimismo, que se detectaron transferencias o pagos por cuenta de los miembros de la familia del expresidente de todo tipo de gastos particulares con dinero del club.

Así, los investigadores apuntan a pagos supuestamente irregulares "relativos a gastos y reformas de viviendas, mensajería, tintorería, alojamiento en hoteles, primas de seguros de salud, desplazamientos personales, recarga de móvil, mobiliario, pagos con tarjeta de crédito, comida de animales, gastos de vehículos particulares en reparación, gasolina, multas, entre otros conceptos".