El proyecto de reordenación del recito ferial prevé un presupuesto de más 230 millones

El proyecto de reordenación del recito ferial prevé un presupuesto de más 230 millones

Se contemplan aparcamientos, oficinas y comercios.

El proyecto técnico para la reordenación urbana del recinto ferial de Málaga propone la mejora de las instalaciones permanentes de la feria y la creación de una nueva área de oportunidad para la ciudad que permita mejorar la función urbana de este espacio y el resto del año impulsando el uso terciario y comercial de este ámbito. En concreto, estiman un presupuesto global que asciende a 232 millones de euros.

Así lo han presentado este jueves el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, junto con el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, y la concejala de Servicios Operativos, Fiestas y del Distrito Cruz de Humilladero, Teresa Porras.

De la Torre ha reconocido que es un proyecto que tiene "su complejidad, ambición y coste", por lo que lógicamente "se ha estudiado y se seguirá estudiando cómo se puede hacer en colaboración pública-privada", que, a su juicio, "es la mejor manera de abordar este tema". Además, ha incidido en que no es "un tema para mañana, se irá haciendo gradualmente".

En concreto, el proyecto, que ha sido redactado por los arquitectos Francisco González y Juan Gavilanes del Estudio GG2 arquitectos, dirigidos por el departamento de Arquitectura e Infraestructuras de la Gerencia de Urbanismo de Málaga, prevé convertir este espacio, en concreto, donde se ubican las casetas de la Feria y el Palacio, en un nueva centralidad estratégica para la ciudad que potencie la actividad en el recinto congresual y el hotel previsto en el entorno.

Así, el estudio prevé la puesta en valor de este espacio a través de la ampliación de los usos, considerando una zona terciaria y comercial, que permita la celebración de la feria y resuelva las necesidades de ampliación del Palacio.

La actuación plantea actuar sobre un total de 141.660 metros cuadrados proponiendo un techo máximo construido dividido en cuatro usos principales para lo cual habría que llevar a cabo la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). En este sentido, De la Torre ha señalado que podría ser una revisión del plan y que se espera en este mandato iniciar esos trámites, además de que "queda abierto, al mismo tiempo, el camino para la ampliación directa del Palacio".

Así, sobre la actuación, se prevé la posibilidad de un máximo de 91.893 metros cuadrados de superficie de techo edificable destinado para oficinas y 2.700 metros cuadrados de techo para superficie comercial para "darle vida a las personas que trabajan en las oficinas, que tengan restaurante, comercio, pero cantidad pequeña, no es un centro comercial ni mucho menos".

También 42.000 metros cuadrados de techo para superficie ferial/industrial; la ampliación del Palacio de Ferias sobre una superficie inicial de 38.000 metros cuadrados; y 83.425 metros cuadrados de superficie para aparcamientos soterrado.

Para ello estiman un presupuesto global que asciende a 232 millones de euros. En este sentido, De la Torre ha dicho que es una estimación que se ha hecho, que tiene un valor indicativo. "Dependerá luego si vamos a esa cifra o se va a menos", ha incidido, además de que puede ir funcionado por fases.

De igual modo, el estudio realizado pone de manifiesto que existe una disfunción en el uso de estos terrenos, especialmente su infrautilización únicamente en el mes de agosto durante los preparativos para la Feria y durante la celebración de ésta.

Este aspecto, unido a la creciente demanda de edificación para oficinas y la baja oferta existente de desarrollo de complejos terciarios que puedan albergarlas, hacen de este ámbito "el idóneo" y con el potencial estratégico para la convivencia entre el uso actual y usos complementarios, como son los comerciales, expositivos, equipamiento deportivo y de ocio.

Por tanto, en el estudio realizado se propone la transformación de las construcciones de las casetas de feria en edificaciones concebidas como contenedores suficientemente versátiles para recibir nuevos usos polivalentes.

De la Torre ha incidido en que, por un lado, se tiene en espacio permanente con utilidad y no "vacío, sin uso durante la mayor parte de la año", al tiempo que se da respuesta a la ampliación del Palacio y se crea un espacio más de centralidad de la ciudad.

Ha dicho alegrarse al traer "uno de nuestros compromisos electorales" y ha valorado que se trata de "una posibilidad muy interesante de que la ciudad tenga un plus más". "El Palacio tiene posibilidad aquí de crecer en el espacio cercano y en el espacio del propio recinto ferial; es un tema a ir gestionando".

Sobre el proyecto, De la Torre ha admitido que aún no ha habido contactos para abordarlo, incidiendo en la colaboración público-privada. Asimismo, ha aludido también a los fondos europeos.

Respecto a las casetas de feria y el número de éstas, De la Torre ha dicho que "se irá viendo" y ha indicado que "se abre a un proceso de opinión, participación y enriquecimiento por parte de los que puedan decir cosas" como la Federación de Peñas, los empresarios, la Asociación de Promotores y Constructores, etcétera.

También sobre la feria y, en concreto, si hay un cambio radical de la estética, De la Torre ha dicho que está "totalmente abierto el tema", pero la estética de la feria va a estar presente.

DISEÑO
En relación con la trama urbana y los espacios públicos, la propuesta de ordenación urbana de los terrenos del recinto ferial se sustenta sobre la trama urbana existente, valorando de ella la racionalidad de su trazado ortogonal, regulador de un conjunto de diez manzanas ordenadas en dos hileras de cinco que se vertebra en paralelo a la calle Antonio Rodríguez Sánchez.

La nueva ordenación propone en el actual límite del recinto ferial que linda con la zona del Palacio la transformación de la calle José Blázquez en un nuevo eje donde se concentren actividades diversas y complementarias y con carácter semipeatonal.

Para ello, se proyecta la disposición de un nuevo frente edificado de manzanas que se emplazan sobre el límite oeste de la actual parcela de aparcamientos en superficie del Palacio y en continuidad con la parcela destinada al hotel que se prevé.

Han detallado también que el programa de usos propuesto conecta unos usos a nivel de la calle relacionados o bien con los habituales del Palacio o con aquellos compatibles con el uso de la Feria con otros usos que se apilen sobre los anteriores.

Así, se distinguen dos tipos de manzanas, el primer modelo, al que han denominado Zócalo Manzana Feria, hace referencia a las parcelas del actual recinto ferial en las que plantean un cuerpo ligado con la calle que debe albergar usos feriales, deportivos, culturales, etcétera, de carácter temporal que también permitan su ocupación durante la Feria para volver a la situación anterior después de ella. Para este zócalo plantean una altura de la edificación de diez metros de altura en una planta.

Por su parte, el segundo modelo, que hace referencia a las manzanas que ocupan parte del actual aparcamiento en superficie del Palacio y al que nombrado en el proyecto como Zócalo Manzana Palacio, debe prever la integración de una futura ampliación de este equipamiento con usos comerciales que enriquezcan y complementen el entorno a nivel de calle.

En este caso la altura máxima planteada es de 12 metros en una planta para la zona prevista para la ampliación del Palacio y que albergará tres plantas para el lateral al nuevo eje de la nueva ordenación urbana propuesta que integrará uso comercial y de oficinas.

Para la parte superior de estas dos propuestas se proponen cuerpos edificados en altura que ocupen una parte de la planta de cada manzana y que alberguen el uso principal de oficinas. También la propuesta plantea una doble solución con respecto a la dotación de aparcamientos.