El Espanyol aplica su ley ante un voluntarioso Málaga (3-0)

El Espanyol aplica su ley ante un voluntarioso Málaga (3-0)

Un serio Málaga compite y da la cara, pero firma una derrota contundente ante un Espanyol que hace meses que  ‘compite’ en Primera División  

Resultado casi esperado el que se vio en Cornella el Prat. No hubo sorpresa, pero a la imagen saneada, honesta y trabajadora del equipo blanquiazul se le vuelve añadir que el VAR esta campaña al Málaga casi nunca le favorece.

Tropiezo ante el Espanyol que ya saborea el ascenso y un Málaga que llega al límite de lo físico y lo psicológico al final de curso en una de las campañas más duras de los últimos años para la entidad de Martiricos. El oxígeno está casi agotado pero la dignidad de este grupo sigue intacta. 

Poca historia y poco que contar. La pólvora vale dinero y el Espanyol ahora mismo tiene mucha dinamita. Con la permanencia virtual en el bolsillo y con las pilas muy justas, acudir al Cornellá con 14 profesionales era un auténtico calvario. El Espanyol aplicó su ley, el de la contundencia y el del equipo que no perdona cuando huele algo de sangre. Pese a eso, el Málaga compitió con dignidad y tuvo oportunidades.

Raúl de Tomas abrió la lata antes del primer cuarto de hora. En una acción directa, tras un pelotazo de Diego López, el atacante bajó la pelota con la ayuda de la mano pese a que el VAR no la revisió, se asoció con un eléctrico Javi Puado y éste volvió asistir al delantero perico que de un fuerte remate le dio la ventaja a los suyos. No se vino abajo el equipo de Pellicer que quiso lograr la igualada, Caye Quintana tuvo una buena acción pero se le apagó la luz y no aprovechó el regalo de la defensa del Espanyol. 

El 2-0 ya dejó casi finiquitado el encuentro pese a que no desarmó a un Málaga competitivo y digno. En una acción a balón parado, Javi Puado fue el más listo de la clase se adelantó a Escassi y puso el balón dentro de la portería de Dani Barrio. Minutos después Jairo cayó dentro del área. Otra acción polémica y en la que el VAR tampoco entro. El colegiado decretó que el derribo fue fuera. 

Tras la vuelta de vestuarios el guion no se alteró. El Espanyol mantiene la estela ganadora y sabe que la Primera la tiene ya en cuestión de días, El Málaga quiso sobrevivir con lo justo en un reino de gigantes. No le perdió la cara pero el Espanyol te penaliza y así llegó el 3-0. De Tomás anotó de cabeza una gran asistencia de Puado. 

En definitiva, resultado abultado. Demasiado castigo para el Málaga que cae 3-0 ante un equipo que la semana que viene estará en la élite del fútbol español. Un rival que sigue con el colmillo afilado y un Málaga aún con dientes de leche. Poco que reprochar en cuanto a actitud, compromiso, esfuerzo.