Las farmacias malagueñas comenzarán el seguimiento y atención a pacientes con COVID persistente

Las farmacias malagueñas comenzarán el seguimiento y atención a pacientes con COVID persistente

El Colegio de Farmacéuticos de Málaga comenzará en la provincia una nueva campaña destinada al seguimiento y atención de pacientes con COVID persistente, dados los datos de un reciente estudio español que sitúa esta afectación en un 51 por ciento entre aquellos que han pasado la enfermedad, un porcentaje muy elevado que indica la necesidad de prestar ayuda y asistencia sanitaria a este sector de la población.

Los síntomas más frecuentes de COVID persistente son malestar, fiebre, cansancio, tos, falta de aire, trastornos digestivos y pérdida de apetito. Día a día, son muchas las personas que suelen acercarse a su farmacia de confianza relatando estos síntomas y buscando una mejora de su estado de salud.

Ahora, los farmacéuticos malagueños ofrecerán a estos pacientes la posibilidad de participar en esta campaña para contar con un seguimiento y atención de estos síntomas, han precisado desde el Colegio Oficial en un comunicado.

"Durante toda la pandemia hemos sido y seguimos siendo los profesionales sanitarios de mayor cercanía para los ciudadanos, ahora damos un paso más para velar por la salud de aquellas personas que han padecido el coronavirus y siguen teniendo síntomas que merman su bienestar y calidad de vida", ha manifestado el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, Francisco Florido.

Así, desde la institución colegial han animado a los malagueños a consultar a su farmacéutico en estos casos, preguntar por esta campaña y adherirse.

La iniciativa se desarrollará en toda Andalucía, puesto que ha sido emprendida por el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Gracias a la misma se creará el primer registro de este tipo en España en oficina de farmacia, que permitirá conocer el principio y el fin de los síntomas, la medicación requerida para paliarlos, así como diferenciar pacientes con COVID persistente de pacientes con secuelas COVID-19 o patologías COVID-19 posvirales o posinfección.