La zona azul en Huelin y Cruz de Humilladero rechazada por el 98% de los encuestados

La zona azul en Huelin y Cruz de Humilladero rechazada por el 98% de los encuestados

Los grupos municipales del PSOE y de Adelante, la confluencia de IU y Podemos; la plataforma No al SARE y las federaciones de asociaciones de vecinos La Solidaridad y La Cooperación exigen al alcalde que dé marcha atrás al SARE en los barrios obreros, porque el rechazo de los residentes "es incontestable".

Así lo ha señalado este martes en rueda de prensa el portavoz socialista, Daniel Pérez, quien ha trasladado los resultados de la encuesta a los vecinos de Huelin y Cruz de Humilladero sobre la zona azul implantada en sendos barrios. Tras más de un 98% de rechazo, Pérez ha exigido al alcalde, Francisco de la Torre, "que la elimine".

"Casi el 99% de los residentes y comerciantes que han votado en Huelin han pedido que el SARE se vaya. Y en Cruz de Humilladero han sido más del 96% de los votos los que han pedido que se paralice la zona azul", ha dicho el líder socialista, quien ha pedido al regidor que "deje de gobernar desde el despacho, que se baje del coche oficial y que escuche a la ciudadanía".

Para el socialista, De la Torre "no tiene ni la capacidad ni la seguridad jurídica para sacar adelante proyectos por imposición, sin buscar el consenso con los malagueños". Así, ha reprochado la "sordera" del alcalde ante las reclamaciones de los ciudadanos, que se han visto reflejadas en "una veintena de ocasiones a lo largo de los últimos meses para exigir la paralización de la zona azul desde mucho antes que comenzara el período de pruebas".

Pérez ha reclamado "que acabe de una vez esta sordera política, ya está bien del afán recaudatorio en los barrios trabajadores, ya está bien de golpear siempre a las mismas familias". El socialista considera esta medida una "imposición" del alcalde, que "se ha escondido detrás de los concejales de Movilidad y de los distritos. Esto es un acto cobarde", ha recriminado.

Por su parte, la portavoz de Adelante Paqui Macías, ha afirmado que el alcalde "ha engañado a los vecinos de Cruz de Humilladero y de Huelin. Primero dijo que no habría zona azul sin consenso vecinal, luego que se instauraría durante un período de prueba y que se tendría en cuenta la opinión de la vecindad, pero, finalmente, la ha impuesto de forma unilateral", ha afeado.

"Es una medida injusta, ineficiente y antidemocrática. El alcalde ha cogido el camino del 'ordeno y mando' y movido por el afán recaudatorio lo que persigue es contentar a la parte privada de Smassa, entre la que se incluye Unicaja y un fondo buitre", ha añadido.

Macías reta al alcalde a que "si está tan seguro de que los vecinos quieren la zona azul, por qué no pone en marcha una consulta vecinal formal. No lo hace porque no está preocupado en que Málaga sea democrática, lo que le preocupa es que gobierna de espaldas a la ciudadanía y que gobierna en minoría, preso de un concejal tránsfuga. Por ello le pedimos que dé marcha atrás y elimine la implantación del SARE en Cruz de Humilladero y Huelin".

PLATAFORMAS
El portavoz de la Asociación de Vecinos Cooperación de Cruz de Humilladero, Felipe Caras, ha resaltado que los datos de la encuesta "comprueban que al alcalde no le interesa que la ciudadanía haya expresado su voluntad, al igual que los concejales Teresa Porras y José del Río, que en su comparecencia pública para informar de la continuidad del SARE han retorcido la verdad en beneficio de sus intereses".

Por su parte, el portavoz de la Federación de AA. VV. Solidaridad, Ricardo Soto, ha criticado que "estamos sufriendo una imposición por parte de los poderes económicos que dominan Smassa. Málaga tiene que priorizar a los malagueños, a las personas que tienen que trabajar y a las que ahora les obligan a dejarse el dinero en el SARE. No es justo, lo acabamos pagando quienes no tenemos garaje, trastero y piscina, cuando la factura se la tenían que pasar al alcalde y a sus concejales del gobierno".

El representante de la 'Plataforma No al SARE', Nacho Romera, acusa al alcalde de mantener "una conducta dictatorial, está incumpliendo su propio programa electoral, en el que se comprometía a no poner la zona azul sin la aprobación vecinal. Cuando De la Torre dice que quiere reactivar la economía con la zona azul, lo que en verdad quiere reactivar es su economía y la de sus amigos empresarios, no mira por el bienestar de la mayoría".