El dilema diario de los taxistas malagueños: ganar un cliente o ir al baño

El sector pide que se habiliten baños para los conductores en la ciudad, especialmente en el aeropuerto, donde ir al baño implica perder un turno.

Cada día, de 160 a 180 taxistas esperan en la parada del Aeropuerto de Málaga a que algún cliente solicite su servicio. La caída del turismo, la competencia con los vehículos VTC, y en general, la crisis económica a causa de la pandemia, ha dejado en jaque al sector del taxi. Pero lo cierto es que pese a todo ello, siguen su actividad, no sin otros problemas como el que estos profesionales han desarollado en las Noticias de 101 Televisión.

No disponen de un baño en el que hacer sus necesidades, ni un espacio en el que parar a tomar un café. Situación que sufren en toda la ciudad, donde además se pueden ver pocas marquesinas que indiquen que hay una parada de taxi, aunque la jornada se hace más complicado cuando toca en la terminal de salidas del aeropuerto. El único baño al que podían acceder lleva dos años en condiciones infrahumanas, tal y como han mostrado en las Noticias de 101 Televisión. Desde entonces, como tampoco pueden acceder al propio aeródromo, tienen que desplazarse hasta la gasolinera más próxima, perdiendo así su turno en la parada.

En estos dos años han solicitado que se habiliten dichos baños en multitud de ocasiones, sin embargo, según relató a este medio José Manuel Guerrero, taxista afectado, desde el Aeropuerto de Málaga no les dan soluciones y tampoco desde la Asociación Unificada Malagueña de Autónomos del Taxi (AUMAT).  “No sabemos nada de nadie. Así llevamos dos años, haciendo pipí en la calle como si fuésemos animales”, relató José Manuel.

Con este relato, afirman que solo les queda ya denunciar a través de los medios de comunicación con la esperanza de obtener una solución a estas condiciones, que les perjudican en su propia economía y en plena crisis. Sostienen estar en desigualdad especto a otros medios de transporte como los autobuses, que sí disponen de cabinas a modo de aseos en numerosas paradas de la ciudad.