Jaime y Bouteille dan la nota para que el Unicaja gane al Ucam

Jaime y Bouteille dan la nota para que el Unicaja gane al Ucam

El Unicaja, con Jaime Fernández de nuevo en plan MVP y con los puntos de Bouteille, derrotó en Murcia al Ucam por 79-84 para igualar en la tabla a los murcianos y romper su racha de dos partidos perdidos de manera consecutiva

Un parcial de 1-11 en los tres últimos minutos de partido dio la victoria al Unicaja ante un Ucam Murcia que fue por delante durante casi todo el encuentro gracias a su mayor energía. Pero lo que cuenta es el final, y ahí Jaime Fernández, con 10 puntos en ese último cuarto, dirigió con maestría a sus compañeros para certificar el fin de la racha de dos derrotas consecutivas con el 79-84 final. Bouteille, con 21 puntos, Alberto Díaz, con 12, y el retornado Brizuela, con 10, neutralizaron los 20 puntos de Taylor.

Salió con más ímpetu el Ucam, en gran parte instigados por Lima, motivadísimo ante sus ex. No acertaba, ni acertaría, Eric a contrarrestar ni esa energía ni la capacidad reboteadora de Webb. La entrada de Nzosa cambió la espiral negativa. Intimidó, corrió y abrió huecos para que Bouteille abusara de McFadden en el poste bajo. Y cuando el joven pívot se cansó, apareció Rubén Guerrero para demostrar sus condiciones. Dos buenas acciones seguidas, un tapón y un palmeo, protagonizaron un 0-7 que puso por vez primera en ventaja al Unicaja (14-16, min. 7) en un cuarto que finalizaría 18-19.

Esas buenas sensaciones desaparecerían por el acierto exterior de Czerapowicz. Dos triples comandaron un 8-0 de parcial que volvió a poner en ventaja a los murcianos (31-24, min. 14). Katsikaris veía con impotencia los pésimos minutos de un Eric que volvió a la cancha como una bolsa de guisantes recién sacada del congelador: sin abrir y con un uso distinto al suyo. Tuvo que entrar Nzosa nuevamente, pero la conexión McFadden-Lima, con varios alley-oops, y el dominio rebotador -9 (4 ofensivos) a 2- hizo mucha pupa (40-31, min. 17). Faltaba concentración en el bando malagueño, todo lo contrario de lo que mostraban Taylor, Davis y Sadiel Rojas. La bronca del técnico del Unicaja para que sus pupilos espabilaran se escuchó hasta en Grecia. Al menos evitó que la sangría fuese mayor, llegando al descanso 46-42.

Ahí, en el vestuario, le pusieron las pilas a Eric, que nada más salir a cancha hizo un 2+1 para poner a 1 a los suyos. No eran alcalinas porque se agotaron enseguida. Para colmo de males, Norris Cole se enzarzó a manotazos por un rebote con Rojas y la doble técnica sentó peor a los andaluces con un nuevo estirón murciano (57-49, min. 23). El americano fue expulsado por antideportiva y técnica. Lo bueno de este Unicaja es que tiene mucho talento ofensivo. Y gracias a esas individualidades, haciendo la goma, seguía vivo. Tuvo incluso, a pesar de su mala circulación, varios ataques para ponerse por delante, pero malas selecciones de tiro (1/9 en triples) de Jaime, Abromaitis y Nzosa lo impidieron, cerrando el acto con 62-60.

Lo tenían cerca los malagueños, lo tocaban con los dedos, pero no había manera de remontar. Con dos triples de Czerapowicz y Radovic, el Ucam firmó un nuevo tirón (68-62, min. 31). Menos mal que Jaime Fernández, penetrando o dirigiendo, sí sabía cómo romper la enérgica defensa rojilla (75-73, min. 35). Ahí apareció el trío arbitral para complicar un poco más las cosas, especialmente con una flagrante falta sobre el propio Jaime que no quisieron ni revisar después de que el madrileño golpease su cara contra el parqué tras el contacto con Rojas. Ni por esas se rindió y casi solito se las apañó a base de tiros libres para, por fin, poner al Unicaja por delante (78-79). Tras errar Lima uno de sus dos tiros libres, Bouteille anotó un triple en la cara del brasileño (79-82) para dejar los últimos 24 segundos para un ataque local. Defendió bien el Unicaja y Díaz selló el triunfo con dos tiros libres (79-84) para romper la mala racha de dos derrotas consecutivas.