Cole y Jaime acaban con el equipo revelación (72-64)

Cole y Jaime acaban con el equipo revelación (72-64)

El Unicaja se llevó el triunfo ante el Breogán por 72-64 después de una gran segunda parte y una enorme actuación de Norris Cole, apoyado, cómo no, por Jaime Fernández y por una aguerrida defensa contra Musa y Mahalbasic

Trabajada y merecida victoria del Unicaja ante el equipo revelación de la ACB, un Breogán que demostró el porqué de su gran comienzo de temporada gracias a una excelente defensa y a jugadores de enorme calidad. Aun así, los malagueños encontraron cómo frenar a Musa y a Mahalbasic y dar rienda suelta a Norris Cole, el MVP del partido.

No todo, sin embargo, fue sencillo. Los malagueños, como si aún no hubiesen aterrizado de Nizhny Novgorod, sufrieron muchísimo en el primer cuarto. La energía defensiva del Breogán era tan grande que Norris Cole no veía por dónde hacer jugar a sus compañeros. Sólo lo encontró en el triple inicial de Bouteille. A partir de ahí, la noche. Y eso lo aprovechó bien el cuadro gallego liderado por Musa y Mahalbasic para escaparse con un 0-11. Superado el ecuador, el 3-11 dolía y mucho. Intentó poner remedio Katsikaris con broncas y rotaciones, pero la renta no menguaba mientras el rival anotaba de tres en tres: triple de Cruz, 2+1 de Musa, triple de Eric Quintela. 5-20 en el minuto 8. De perdidos al río, y con lanzamientos muy forzados, Barreiro y Cole pudieron maquillar el resultado para comenzar el segundo acto 13-20.

Todo lo que costó meter en los primeros compases del choque lo transformó en puntos el Unicaja al comienzo de ese segundo cuarto. Cole calentó la muñeca, incluso Alberto Díaz, y eso les puso a 1 (23-24, min. 13). Parecía encarrilada la remontada, pero Bell-Haynes decidió poner su calidad individualidad al servicio de sus compañeros, y al suyo propio, para llevar en volandas a los suyos  a un 0-9. El porcentaje de tiro de los malagueños no hacía más que empeorar, siempre tirando con un rival encima. Sólo Cole parecía entonado ante la incapacidad de Jaime Fernández de deshacerse de su par. Demasiado poco para la aportación de Musa, qué variedad de habilidades, que con un mate puso +12 (25-37) en el electrónico. Otra vez, como en el final del cuarto anterior, hubo un pequeño acelerón local para acercarse, con un triplazo de Cole, con mejor cuerpo al vestuario (30-37).

El buen hacer de Cole continuó en el reinicio para ponerse nuevamente a tiro de vuelco del electrónico (35-37). Pero cada vez que le soplaban en el cogote, los de Paco Olmos se las apañaban para escaparse. Hasta que al ex de Miami se le unió, por fin, Jaime Fernández. Actuando de base, y con sus habituales e imparables penetraciones, atrajo la atención para romper la zona y anotar o encontrar a compañeros liberados. El plan, con la intimidación de Nzosa y la agresividad defensiva de Alberto Díaz, funcionó para voltear el marcador (46-44, min. 26) y entrar al cuarto final por delante (51-49).

La victoria, sin embargo, no estaba decidida. El Breogán es de los que no se rinde y Kalinoski, que no había aparecido hasta entonces, surgió para anotar un triple y dar un asistencia a Larsen que volvió a colocar a los suyos por delante (53-56). Fue ese el instante en el que Cole volvió a hacer de las suyas con el traje de MVP. La buena defensa de Eric sobre Mahalbasic permitió también mantener a raya a los visitantes con un brutal 13-0 a 2 minutos para el final (66-56). El triunfo ya era del Unicaja y se cerró con 72-64.