El Día de la 'Malaguistalidad'

El Málaga celebró su primer día de trabajo de la semana, el Día de la Hispanidad, con unos mil seguidores en las gradas de La Rosaleda

No debería ser noticia, pero hace ya mucho que los equipos de fútbol, en su afán por controlarlo todo, cerraron los entrenamientos a cal y canto para sus aficionados. Y son escasas, a veces ninguna, las ocasiones en las que vuelven a permitir la entrada de sus seguidores. El Málaga ha tardado, también por la maldita pandemia, dos años, nueve meses y nueve días. 1013 jornadas en total. 

El Día de la Hispanidad, el 12 de octubre, aprovechando la festividad, han sido aproximadamente unas mil personas, muchos padres e hijos, los que se han acercado a La Rosaleda para disfrutar más de cerca de los jugadores del primer equipo blanquiazul. 

Uno de los momentos más aclamados fue, sin duda, cuando varios de los futbolistas se acercaron a la grada a regalar balones firmados a los presentes. Justo en ese momento, el entrenador blanquiazul, José Alberto López, aprovechó para encontrarse con el pequeño Adán. Este joven malaguista padece encefalopatía etilmalónica, una rara enfermedad de la que es el único paciente en España y uno de los 30 del mundo. A este pequeño le hizo llegar de manera personal un esférico rubricado por toda la plantilla en el mismo terreno de juego.

La Rosaleda ha vivido hoy uno de esos días mágicos, de los que crean afición y generan savia nueva muy necesaria para la grada. Aún estás a tiempo de convertirte en Genio Malaguista. Contigo seremos mucho más fuertes.