24.5 C
Málaga
25/05/2022
101tv
Nacional

Cereales, carne o aceite habían disparado sus precios hasta un 32% antes de la guerra de Ucrania

La evolución de los precios en la alimentación está por debajo del IPC general, pero hay productos, como los aceites, que en un año se han encarecido más de un 30%

A pesar de cierto respiro en los precios de la luz, la inflación se mantiene en este inicio de año en máximos de las últimas décadas y la percepción generalizada es que los sueldos tienen que dar más de sí para comprar lo mismo, dado que los salarios no han aumentado en la misma medida.

Esa percepción de que los precios suben también llega a la cesta de la compra, a pesar de que no es igual el encarecimiento de todos los productos y que, de momento, están subiendo –aunque no todos– menos que el IPC general.

Al hablar de alimentación, el Instituto Nacional de Estadística (INE) hace dos cestas. Por un lado distingue entre alimentos elaborados, que en el mes de enero elevaron su tasa de inflación al 4%. Entre estos productos están, por ejemplo, el pan, las pastas, los aceites, la leche o los yogures.

Por otro lado, distingue los alimentos no elaborados, donde están las legumbres y hortalizas, la carne de ovino y de caprino o el pescado. En ellos, la inflación en un año se ha situado en el 5,2%.

UGT-Andalucía ha advertido este viernes que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se encuentra en «unos niveles insostenibles» que precisa de «intervención inmediata», tras conocer los datos oficiales publicados en el Instituto Nacional de Estadística (INE), que arrojan que la economía andaluza finaliza el segundo mes del año con un nuevo repunte de precios de 0,9 puntos con respecto al nivel alcanzado en enero, una décima por encima del incremento experimentado en el conjunto del Estado (0,8%).

El sindicato ha explicado a través de un comunicado que Andalucía eleva su tasa interanual de inflación hasta el 7,8%, dos décimas más que la estatal (7,6%) y lo que es «más alarmante», 1,6 puntos superior a la que se registrara el mes pasado (6,2%).

UGT-A ha puesto de relieve otras cuestiones que, además del IPC, «afectan a nuestra economía de forma importante», como los carburantes, que en sus distintas modalidades «continúan incrementando sus precios de manera de manera desorbitada a lo largo de febrero, registrando los valores más altos en la parte final del mes».

UGT-A ha pedido al Gobierno y la Unión Europea (UE) que «pasen a la acción de manera decidida y contundente e intervenir, desde lo público, contra la actual espiral inflacionista», destacando que «no se trata de escoger entre intervencionismo o neoliberalismo, no es una cuestión de nombres sino de justicia social», ya que «lo que tienen que decidir las autoridades públicas es si ayudan a las economías domésticas o continúan permitiendo el empobrecimiento masivo y la pérdida de poder adquisitivo de la clase trabajadora».

Artículos relacionados

Sánchez alerta de que si no se reforma el mercado eléctrico europeo, se pone en riesgo la transición verde

101 tv

El Gobierno no se plantea por los casos de viruela del mono vacunar de la viruela a los menores de 40 años no vacunados

101 tv

El Gobierno insiste en que el Emérito ha perdido una oportunidad de explicar sus «conductas poco ejemplares»

101 tv
X