27.1 C
Málaga
17/08/2022
101tv
Nacional

El Rey emérito, dos años de exilio en Emiratos y una visita a España menos privada de lo que se esperaba

Don Juan Carlos no tiene por ahora fecha para un nuevo desplazamiento a España

Cuando el 3 de agosto de 2020 el Rey emérito puso rumbo a Emiratos Árabes Unidos (EAU) lo hizo con la sombra de la justicia planeando sobre su cabeza y con la intención declarada de no entorpecer la labor de su hijo, Felipe VI. Dos años después, Don Juan Carlos ha hecho por ahora de Abu Dhabi su residencia permanente y ha realizado solo una breve visita a España, menos privada de lo que se esperaba.

El que fuera Rey durante casi 40 años partió al exilio sin fecha prevista de retorno, acosado por sus actuaciones en el ámbito privado y también financieras que terminaron por ponerle en el punto de mira de la Justicia española.

En junio de ese año, la Fiscalía había abierto diligencias respecto al supuesto cobro de comisiones por el Rey emérito por la concesión del AVE a La Meca a empresas españolas. En noviembre, con Don Juan Carlos ya fuera de España, se abrieron dos nuevas investigaciones.

La primera, por el uso por parte de Don Juan Carlos y otros familiares de tarjetas de crédito opacas con cargo a cuentas en las que no eran titulares los años 2016, 2017 y 2018, después de la abdicación. Y la segunda, relacionada con la existencia de una cuenta con 10 millones de euros a nombre del Rey emérito en la isla de Jersey, un paraíso fiscal.

En este contexto, y para intentar allanar el camino para su vuelta, el antiguo monarca llevó a cabo dos regularizaciones fiscales. La primera tuvo lugar el 9 de diciembre de 2020 por 678.000 euros en relación al uso de tarjetas bancarias con fondos opacos del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause.

El 25 de febrero de 2021 se produjo la segunda, por casi 4,4 millones de euros por rentas no declaradas de más de 8 millones de euros de pagos en especie y gastos por viajes a costa de la Fundación Zagatka, a cargo de su primo Álvaro de Orleans-Borbón, quien negó ser testaferro del Rey emérito.

Entretanto, Don Juan Carlos hacía saber a todo aquel de su entorno que le visitaba en su exilio dorado en Abu Dhabi –donde su anfitrión, Mohamed bin Zayed al Nayahan, se ha convertido ahora en el nuevo presidente del país– su deseo de regresar a España, al menos de visita.

LA FISCALÍA DESPEJA EL HORIZONTE

Pero con tantos frentes abiertos con la Justicia el momento no era el adecuado, así que el Rey emérito tuvo que esperar a que, una tras otra, las tres investigaciones abiertas en su contra se fueran cerrando. El 5 de marzo, tres días después de que esto ocurriera, envió una carta a su hijo y actual monarca, para informarle de que, aunque finalmente había decidido instalar su residencia permanente en Abu Dhabi, quería visitar España.

En la misiva, adelantaba que, «como es natural», tenía la intención de viajar «con frecuencia a España, a la que siempre llevo en el corazón, para visitar a la familia y amigos». Cuando esto ocurra, «tanto en mis visitas como si en el futuro volviera a residir en España, es mi propósito organizar mi vida personal y mi lugar de residencia en ámbitos de carácter privado para continuar disfrutando de la mayor privacidad posible», precisaba.

Su primera visita debía producirse bajo estos parámetros, pero el resultado no fue el esperado. Don Juan Carlos aterrizó el 19 de mayo en aeropuerto de Vigo, el mismo desde el que partió en agosto de 2020, y lo hizo a bordo de un avión privado, primer motivo de controversia, ya que no está claro quién pagó por el viaje.

En Sanxenxo, donde permaneció hasta el lunes 23 de mayo, se instaló en un chalé prestado por su amigo Pedro Campos, presidente del Club Náutico de dicha ciudad gallega. El motivo de su visita no era otro que su asistencia al Trofeo Viajes Interrías, en el que su barco, el ‘Bribón’, se terminó imponiendo y que el propio Don Juan Carlos pudo capitanear en la última jornada.

Durante sus tres días en Sanxenxo, los movimientos del emérito fueron seguidos al minuto, observando todos sus gestos, pero este se mostró muy parco en palabras, más allá de comentar lo contento que estaba de poder estar ahí y también de poder reencontrarse con su familia. El que fuera monarca también recibió numerosas muestras de cariño de los ciudadanos durante su estancia.

REENCUENTRO EN ZARZUELA

Pero sin duda, el momento más esperado fue su vuelta al Palacio de la Zarzuela, la que fuera su residencia desde 1962. Aunque tanto la infanta Elena como la infanta Cristina le habían visitado en Abu Dhabi, Don Juan Carlos no había vuelto a ver a Felipe VI ni tampoco a Doña Sofía.

La visita se prolongó durante once horas y permitió a padre e hijo mantener «un amplio tiempo de conversación», que la Casa del Rey no quiso cuantificar. Durante el encuentro, ambos tuvieron ocasión de abordar «cuestiones familiares así como sobre distintos acontecimientos y sus consecuencias en la sociedad española» desde que el emérito se trasladó al país del Golfo.

El Rey emérito también tuvo ocasión de almorzar con buena parte del resto de su familia. A la comida asistieron, además de Don Felipe, la Reina Letizia y la infanta Sofía, así como la infanta Elena y sus dos hijos y la hermana del emérito, la infanta Margarita y su marido, Carlos Zurita. Doña Sofía, con COVID-19 en ese momento, también estuvo presente, pero permaneció en todo momento con mascarilla.

Aunque Zarzuela no distribuyó imágenes del reencuentro familiar, sí que emitió un comunicado en el que dejó traslucir el malestar de la Casa del Rey por la manera en que había transcurrido la primera visita de Don Juan Carlos a España, máxime cuando su entorno ya había adelantado que regresaría en unas semanas a mediados de junio.

Así, le recordaron que en su carta a Felipe VI de marzo le había informado de su decisión «de organizar su vida personal y su lugar de residencia en ámbitos de carácter privado» cuando regresara a España con vistas a poder seguir disfrutando «de la mayor privacidad posible», repitiendo palabra por palabra el contenido de la misiva.

LA SEGUNDA VISITA, AÚN PENDIENTE

El mensaje habría calado en el antiguo monarca, que finalmente no viajó a España como se esperaba en junio. Su visita habría coincidido con el octavo aniversario de su abdicación y del ascenso al trono de Don Felipe, lo que la convertía en cuanto menos inoportuna. Por lo pronto, su entorno no ha dado detalles de cuándo podría producirse ahora su próximo desplazamiento a España.

El primero, al contrario de lo que deseaba el Gobierno, como dejaron claro tanto el propio Pedro Sánchez como otros miembros del gabinete, no sirvió de ocasión para que el antiguo monarca diera explicaciones a los españoles sobre su conducta pasada. «¿Explicaciones de qué?», le replicó a un periodista que le preguntó sobre ello.

Lo más cerca que Don Juan Carlos ha estado de entonar un mea culpa fue en la carta de marzo. En ella, se muestra consciente de cómo sus actuaciones han afectado a Don Felipe y por añadidura a la Corona y recuerda que si se marchó en agosto de 2020 fue «guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a España y a todos los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey».

Asimismo, dice ser «consciente de la trascendencia para la opinión pública de los acontecimientos pasados de mi vida privada y que lamento sinceramente», en alusión a los hechos que llevaron a la Fiscalía a investigarle. Esa disculpa dista mucho de la pronunciada tras el accidente durante un viaje de caza en Botsuana en 2012, con su famoso: «Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir».

Otras noticias de interés

La deuda pública sube en junio y repunta hasta el máximo histórico de 1,475 billones, el 116,8% del PIB

101 tv

Retrasados cuatro vuelos en el aeropuerto de Málaga con motivo de la huelga de los TCP de Ryanair

101 tv

El Gobierno se abre a ampliar la bonificación a los carburantes más allá del 31 de diciembre

101 tv
X