20.2 C
Málaga
01/10/2022
101tv
Internacional

La recesión en la eurozona parece casi inevitable para los economistas

Aunque no vieron venir la inflación, el BCE, la Fed y el resto de sus partes en todo el mundo no ocultan su determinación para ganar la batalla a la escalada de precios, incluso si es a costa de una desaceleración económica o recesión.

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los bancos centrales, fundamentalmente el BCE, es que son los precios de la energía los que están impulsando la inflación, y sobre este factor tienen poco o ningún control.

Ahora, el riesgo de recesión de la eurozona ha alcanzado su nivel más alto desde julio de 2020, el año de la pandemia, a medida que crecen las preocupaciones sobre las restricciones de gas en invierno, que pueden provocar una caída de la actividad.

Según los economistas encuestados por Bloomberg, la probabilidad de dos trimestres consecutivos de contracción es del 80% en los próximos 12 meses, frente al 60 % de una encuesta anterior. Es probable que Alemania, la economía más grande del bloque y una de las más expuestas a los recortes en el suministro de gas, se reduzca a partir de este trimestre.

Los hogares y las empresas en Europa se preparan para la posibilidad de un racionamiento de energía después de que Rusia redujera los envíos de gas a la región y ya se enfrentan a tasas de inflación récord y otros cuellos de botella en el suministro. Las encuestas empresariales indican que la actividad se ha estado contrayendo desde julio, con pocas señales de mejora a corto plazo.

Ahora se espera que la inflación alcance un máximo del 9,6% en los últimos tres meses del año, casi cinco veces el objetivo del BCE. Los encuestados por la agencia estadounidense no ven que se acerque al objetivo del 2% hasta 2024.

Si bien los funcionarios del BCE predijeron que la economía de la zona del euro solo se estancará, no se contraerá, cuando actualizaron la política monetaria este mes, han hecho sonar cada vez más la alarma sobre las perspectivas de crecimiento e inflación de la región. La presidenta Christine Lagarde y sus colegas han justificado aumentos de tipos mayores como una señal de su determinación de controlar el crecimiento de los precios, aunque los economistas consideran que se les acaba el tiempo para tomar tales medidas.

Según la encuesta de Bloomberg, los economistas ahora ven que el BCE detendrá su ciclo de aumento de tasas antes, pero elevará las tasas de interés a un máximo del 2% para la tasa de depósito en febrero. Más de la mitad espera un aumento de 75 puntos básicos en la próxima reunión de política monetaria en octubre.

90 BANCOS CENTRALES SUBEN TIPOS

Unos 90 bancos centrales han aumentado los tipos de interés este año y la mitad de ellos lo han hecho en al menos 75 puntos básicos de una sola vez, según los cálculos de Bloomberg. El resultado ha sido el endurecimiento más amplio de política monetaria en década y media, alejándose definitivamente de la era del dinero barato iniciada por la crisis financiera de 2008, que muchos economistas e inversores habían llegado a considerar como la nueva normalidad.

El trimestre en curso verá los mayores aumentos del precio del dinero de los principales bancos centrales desde 1980, según JPMorgan, y no se detendrá allí. Solo esta semana, la Reserva Federal podría subir los tipos de referencia en otros 75 puntos básicos por tercera vez, aunque podría ser mayor incluso, después de que la inflación de EEUU del mes de agosto decepcionara al mercado al superar de nuevo el 8%.

También se prevé que el Banco de Inglaterra aumente tasas en 50 puntos básicos. Del mismo modo, se esperan subidas en Noruega, Suecia, Suiza, Filipinas e Indonesia, entre otros.

Y cuanto más aumenten los tipos para sofocar la inflación, mayor será el riesgo para el crecimiento y el empleo.  El presidente de la Fed, Jerome Powell, advirtió de que su campaña para controlar precios “traerá algo de dolor a hogares y empresas”. Isabel Schnabel, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, habla de una “tasa de sacrificio”, jerga para referirse a la pérdida de producción que será necesaria para controlar la inflación.

El Banco de Inglaterra va incluso más lejos al predecir que la recesión en el Reino Unico comenzará este año y es probable que se extienda hasta 2024.

¿CUÁNTO SERÁ EL DAÑO A LA ECONOMÍA?

Hay pocas dudas de que la medicina de los bancos centrales contra la inflación hará daño a la economía. La pregunta es cuánto. Los analistas de BlackRock calculan que llevar la inflación de vuelta al objetivo del 2% de la Fed significaría una profunda recesión y 3 millones más de desempleados, y que alcanzar el objetivo del BCE requeriría una contracción aún mayor.

Los banqueros centrales preferirían mantener sus economías fuertes. Es posible que en algún momento den marcha atrás en las subidas de tipos. Pero su enfoque principal ahora es evitar repetir los errores de la década de 1970, cuando sus predecesores relajaron prematuramente el crédito en respuesta a la desaceleración de las economías sin controlar la inflación primero.

Otras noticias de interés

Putin proclama la anexión de cuatro regiones ocupadas en Ucrania: «Serán ciudadanos rusos para siempre»

101 tv

La UE pacta intervenir el mercado eléctrico con una tasa a las energéticas y una reducción del consumo

101 tv

La ONU dice que expulsar a Rusia del Consejo de Seguridad no es el paso correcto

101 tv
X