13.7 C
Andalucía
02/02/2023
101tv
Sevilla

Previsto un nuevo contrato de Defensa para el mantenimiento de los blindados Dragón en Santa Bárbara

La sociedad Tess Defence, encargada del programa del vehículo blindado de combate de ocho ruedas Dragón, cuyas primeras siete unidades eran entregadas el pasado martes al Ejército de Tierra en la planta alcalareña de Santa Bárbara Sistemas, propiedad de General Dynamics y parte de Tess, espera firmar en breve un primer contrato de unos cinco millones de euros para el mantenimiento de estos vehículos.

Este contrato, con un importe de aproximadamente cinco millones de euros, tendría un marco de vigencia fijado en 2025, con posible prórroga por dos años más, para la creación de una oficina técnica de apoyo al ciclo de vida de los nuevos blindados de combate Dragón, toda vez que meses atrás, Santa Bárbará Sistemas señalaba su decisión de que su planta de Alcalá de Guadaíra estuviese centrada en trabajos de mantenimiento, reparación, modernización y apoyo en el ciclo de vida de vehículos y sistemas de armas.

Ello, después del conflicto laboral vivido meses atrás en esta factoría a cuenta de los 21 despidos acometidos en la misma por la empresa, afectado así a cerca del diez por ciento de la plantilla, y la decisión de centralizar en la fábrica del grupo en Trubia (Asturias) la carga de trabajo correspondiente a la producción de los 348 ejemplares del nuevo vehículo blindado de combate de ocho ruedas Dragón contratados por el Ministerio de Defensa a Santa Bárbara, para el Ejército de Tierra.

LA CARGA DE TRABAJO

Dicha situación motivó un prolongado conflicto laboral, en el que la plantilla reclamaba revertir los despidos y que la planta de Alcalá participase plenamente del contrato de los blindados Dragón, pues sólo le había correspondido el ensamblaje de estas siete unidades ahora entregadas del total de 348, para conservar su papel de centro de producción. La dirección de la empresa, de su lado, aseguraba que la «reconfiguración» de su actividad no implicaría una «pérdida de puestos de trabajo directos» en la planta alcalareña.

Tras acceder a revertir los mencionados 21 despidos, pues el Ministerio de Defensa había recordado los compromisos adquiridos por la empresa en materia de empleo, la dirección de Santa Bárbara defendía que «la especialización de la actividad de la fábrica alcalareña en mantenimiento, reparación, actualización, modernización y apoyo en el ciclo de vida de vehículos y sistemas de armas consolida su nivel de actividad presente y futura, reforzando las capacidades que ya posee en este sentido para dar respuesta a las necesidades, presentes y futuras, de las Fuerzas Armadas».

EL «PLAN INDUSTRIAL»

Finalmente, la situación fue solucionada y las movilizaciones fueron suspendidas, al considerar los sindicatos que la compañía había aportado un «plan industrial» que garantizaba carga de trabajo y empleo para la factoría sevillana al menos hasta 2027, con los talleres de montaje de motores, de instalaciones eléctricas, reparaciones, montajes y pruebas de los blindados y labores de mantenimiento y modernización de vehículos militares como el Leopardo en todas sus versiones y Pizarro en fase uno, además del mantenimiento de los obuses.

Más recientemente, en ese sentido, la dirección de la empresa encargaba a la planta alcalareña la ejecución de un contrato de casi 14,4 millones de euros encomendado por la Armada, para las labores de mantenimiento de 21 vehículos de combate de infantería modelo Piraña III.

Otras noticias de interés

Ocho detenidos por una organización criminal de explotación laboral de extrajeras en el campo

Sonia Balón

La Puebla de los Infantes presenta ‘Lee poesía, vive la belleza’ para «incentivar» la lectura de poemas

Sonia Balón

Facua avisa que la incidencia de la catenaria «devalúa más la calidad de Renfe» y reclama «evaluar» el servicio

Sonia Balón