-0.4 C
Andalucía
03/12/2022
101tv
Nacional

PSOE, PP, Vox y Ciudadanos contrarios a que los jóvenes de 16 y 17 años puedan ejercer su derecho al voto

El Congreso de los Diputados no avalará este jueves la toma en consideración del proyecto de ley par ampliar el derecho de sufragio activo a los jóvenes de 16 y 17 años, después del debate mantenido hoy en la Cámara Baja en el que PSOE, PP, Vox y Ciudadanos mostraron su posición desfavorable a esta iniciativa.

La diputada de ERC Marque Rosique, encargada de defender la iniciativa, señaló que la propuesta de su partido consiste en “ampliar derechos”, fomentar la participación política de los jóvenes, situar a la juventud en el “centro de la agenda” política y “equiparar deberes y derechos”.

Con el voto a los 16 y 17 años, se permite “aumentar su autonomía personal” y “fomentar su participación política”. Rosique avisó a los diputados de que, antes de usar en el debate el argumento de que estos jóvenes son “inmaduros”, piensen en “qué significa ser inmaduro” y en si la “falta de conocimiento sobre las cuestiones políticas no se da en todas las edades”.

También recordó que su partido ya promovió esta iniciativa en el 2016 en el Congreso y en el 2020 en el Senado. “Si aquellos que votaron a favor de nuestra propuesta en 2016 hoy mantuviesen el mismo sentido de voto hoy esta propuesta podría salir aprobada”, indicó interpelando a los diputados del PSOE.

En este sentido, dijo a los socialistas que hoy pueden ser quienes hagan posible que se discuta la ley para ampliar el derecho al voto a los 16 años o aquellos que “no sólo impidan” que se “amplíen derechos”, sino que encima “obstaculicen el debate”. “Si tanto dicen defender los intereses de la juventud, hoy es un buen día para demostrarlo”, concluyó.

ELECCIONES

Ante estas palabras, el diputado del PSOE José Zaragoza recordó que el Gobierno decidió abrir este debate “en una subcomisión” y “allí se va a tener ”porque “es donde toca hacer la reforma del régimen electoral”. “Es lo que acordamos en el Gobierno y es lo que nosotros planteamos”, agregó.

Asimismo, calificó de “llamativo” que ERC presentara esta propuesta en 2016 y hubo elecciones en Cataluña en 2017 y volvió a registrarlo en 2020 y hubo comicios en esta comunidad. “La registran ahora de nuevo, ¿nos están queriendo decir que habrá elecciones en Cataluña en 2023? ¿Tan mal les van las cosas?”, cuestionó.

También afeó a ERC que acudan a esta Cámara con “propuestas que luego no aplican en Cataluña”, ya que “pide una cosa” y luego “hace la contraria”. Como ejemplo, Zaragoza señaló que este partido pide “diálogo en España y lo niega en Cataluña” y da “lecciones de izquierda en España” y gobierna “con la derecha en Cataluña”.

Para acabar su intervención, el diputado socialista, dirigiéndose a Vox, espetó que aunque estos se muestran contentos con la victoria de Giorgia Meloni en Italia, “no les haría gracia que fuese una mujer la que liderase su partido” y dijo al PP que vaya “con cuidado” porque “Ayuso quiere ser la Meloni española, con el Abascal de Salvini y el Feijóo de Berlusconi”.

EN CONTRA

El diputado del PP José Antonio Bermúdez de Castro pidió a Rosique que “no intente patrimonializar los sentimientos de la juventud española”. Además, reconoció que si “alguno bueno” tiene la propuesta es que “es de aplicación para España y para todos los españoles” y no solo una “iniciativa para romper a la integridad territorial”. “Ojalá eso fuese un cambio de posición el futuro, aunque me temo que esa sería como predicar en el desierto”, apostilló.

Por parte de Vox, el diputado de Vox José María Figaredo manifestó que la iniciativa de ERC es “un señuelo” para tratar de “atraer y empatizar” con una juventud que cada vez “se les escapa más de los dedos” y criticó que defienda esta medida una diputada “muy joven que no ha cotizado jamás en su vida” y que “no ha bebido más que de las mieles de la política” como algunos otros diputados “que encontramos sobre todo en la bancada de la izquierda”.

El portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, expuso que a ERC le “beneficia” que Cataluña no tenga una ley electoral propia porque en el Parlament catalán consigue una representación “en donde parece que los independentistas son mayoría cuando en la calle, en los votos, no se da esa mayoría”. Por ello, defendió el lema “un ciudadano, un voto”.

A su vez, el diputado del PNV Mikel Legarda comunicó que su partido no apoyará esta medida porque un debate de “este calado” no puede abordarse “desde el tejado”, sino que es objeto de una “profunda reflexión”, de un “gran pacto político y social” y requiere la consideración de su “impacto” en todos los órdenes.

El diputado de Foro Asturias, Isidro Martínez Oblanca, destacó que quien promueve esta iniciativa es un grupo de “ideología independentista” que “persigue lo español y el español en Cataluña” y que busca “alterar las reglas del juego pensando tal vez que así puede obtener una rentabilidad en términos de votos”.

Finalmente, el exdiputado de UPN Carlos García Adanero instó a ERC a que, aunque esta iniciativa se rechace, “atienda” a la juventud, a las personas de 16 y 17 años porque hasta ahora “no” lo ha hecho. Además, dijo a este partido que tenga cuidado porque dar por hecho a quién vota cada persona suele ser “una cosa bastante arriesgada”.

A FAVOR

Entre los partidos que votarán a favor de esta medida, la diputada de Unidas Podemos en el Congreso Lucía Muñoz aseguró que la propuesta de debate es una “cuestión democrática de primer orden” por “una cuestión de coherencia”, “de justicia” y de “salud democrática”. “Nuestro país necesita una democracia que cuente con las personas jóvenes”, matizó.

El diputado de EH Bildu Jon Iñarritu insistió en que esta propuesta es un “reconocimiento” de derechos y preguntó por qué algunos diputados se oponen a ellos. También comentó que le sorprende que el PSOE no vaya a apoyar esta toma consideración que, “curiosamente”, sí apoyaba “cuando estaba en la oposición”. “En la oposición sí, en el Gobierno no”, criticó.

En esta misma línea, el diputado de Compromís Joan Baldoví esperó que la “mayoría progresista” de esta Cámara sira para ampliar el derecho de voto a los jóvenes de 16 años y deploró que el argumento de que son “inmaduros” porque “todos conocemos a personas que tienen la madurez de una naranja navelina cogida en el mes de julio”.

A continuación, el diputado de la CUP Albert Botran tachó de “incongruencia” que se considere “suficientemente adulta” a una persona de 16 para firmar un contrato laboral y sin embargo no para ejercer su derecho al voto. Por ello, apuntó que esta medida es una “oportunidad” y un “mensaje” a una generación que debe “tomar las riendas del futuro”.

Asimismo, el portavoz del BNG, Néstor Rego, aclaró que una parte de los “principios” de su parte es la defensa de la participación política de la juventud y afirmó que cree en su “capacidad y madurez” para tomar decisiones sobre cuestiones que afectan a los jóvenes “de forma importante”.

Finalmente, la diputada de Junts Mariona Illamola se mostró favorable a esta propuesta porque en su partido son “coherentes” con la “postura” de su grupo parlamentario en el Parlament catalán, al tiempo que señaló que el hecho de que los jóvenes puedan elegir a sus representantes a los 16 años “quizá” les “animará a participar en la democracia representativa”.

Otras noticias de interés

El Rey alerta en Washington de la «fragilidad» del orden mundial y aboga por un modelo económico que incluya «a todos»

101 tv

La factura de la luz da un respiro y baja un 25% en noviembre

101 tv

Educación aplazará un año la nueva EBAU para «alcanzar el mayor consenso posible»

101 tv