26.1 C
Málaga
27/05/2022
101tv
Málaga

Científicos desarrollan una propuesta de valoración para fijar un tratamiento individual ante COVID persistente

Una de cada diez personas que han padecido la enfermedad presentan síntomas de más de 12 semanas de duración

Dos científicos de la Universidad de Málaga (UMA) han desarrollado una propuesta de valoración dirigida a clínicos e investigadores para establecer un protocolo de tratamiento individualizado para aquellas personas que han padecido la COVID-19.

A día de hoy se estima, a nivel global, que una de cada diez personas que han padecido COVID-19 presentan síntomas de más de 12 semanas de duración, según datos del estudio RECAT2, del Imperial College of London. Precisamente para definir aquellos signos –hasta la fecha se han identificado más de 200 distintos– que perduran después de la afección aguda por coronavirus se ha acuñado el término COVID persistente o ‘Long COVID’.

¿Cómo deben evaluarse estos pacientes? ¿Cuál debe ser su tratamiento? Para dar respuesta a estas preguntas científicos del Departamento de Fisioterapia han desarrollado una propuesta de valoración compuesta por distintos tipos de cuestionarios, pruebas funcionales y pruebas de esfuerzo, dirigida tanto a clínicos como investigadores.

El objetivo de esta guía, que ha sido publicada en la revista científica ‘Medical Hypotheses’, es que se integre como parte de la valoración de un paciente con COVID persistente para poder tomar una decisión y guiar su tratamiento de forma individualizada.

«Tras revisar gran parte de la literatura existente, podemos afirmar que el cansancio, la fatiga y el malestar post-esfuerzo, así como los síntomas respiratorios, en menor medida, son las principales señales de estos pacientes», señala la investigadora Cristina Roldán Jiménez, una de las autoras de este estudio, junto al profesor Antonio Cuesta Vargas, coordinador del Grupo de Clinimetría en Fisioterapia, ambos pertenecientes a ‘IBIMA-Plataforma BIONAND’.

FALTA DE TOLERANCIA AL EJERCICIO

La experta explica que el malestar post-esfuerzo se caracteriza por un empeoramiento de los síntomas tras un trabajo físico que, además, no se alivia durante el descanso, por lo que reclama que se tenga en cuenta la posible falta de tolerancia al ejercicio entre los pacientes con COVID persistente.

«Puede que el ejercicio físico no sea una estrategia segura y efectiva para estos pacientes», cuestiona la investigadora, que alerta de la controversia existente en este sentido en torno al abordaje terapéutico más adecuado.

Por ello, la propuesta de tratamiento y manejo de los pacientes que proponen estos investigadores de la UMA está basada en la etiología de los síntomas que presenta, de forma individual cada uno de ellos. Actualmente, este estudio se encuentra a la espera de la aprobación técnica por parte del PEIBA (Portal de Ética de la Investigación Biomédica de Andalucía) para, junto a Medicina Interna, validarlo en una muestra de pacientes reales.

Artículos relacionados

CCOO insta al Gobierno a cumplir el aumento de sueldo establecido en los presupuestos para Puertos del Estado

101 tv

Greencities y S-Moving colaboran en la Semana Verde Europea con dos sesiones virtuales en junio

101 tv

Administradores de fincas se forman sobre la gestión de los riesgos para la salud de las piscinas comunitarias

101 tv
X